Arquitecta impulsa la sostenibilidad en Guatemala desde hace 10 años

Luis Fernando Arevalo

A sus 31 años de edad, la Arq. Belem Sálomon ha logrado participar en importantes proyectos en Guatemala y dedicarle 10 años de su vida a la sostenibilidad desde el GGBC.

La arquitecta Belem Sálomon, egresada de la Universidad Francisco Marroquín y con una maestría en Biomimetica en San Francisco, Estados Unidos, fue parte del plan de ordenamiento y recuperación del centro histórico impulsado por la municipalidad de Guatemala en los proyectos Plaza El Amate y Paseo La Sexta. Ahora se desempeña como directora ejecutiva del Guatemala Green Building Council (GGBC) y comparte sus principales opiniones en relación a los retos afrontados como mujer.

¿Cuáles han sido los principales retos que ha afrontado como profesional en la industria de la construcción?

Estamos en una industria en donde no solo es por género sino también por edades. Cuando comencé a hacer asesorías tenía 25 años y de cajón ya me decían “Belencita”. No era desventaja de cierta manera pero si más de tomar una postura porque yo era quien les decía que debían hacer o entregar.

Si bien es una industria liderada por hombres, las mujeres estamos bien posicionadas en temas de liderazgo y de orden. Retos en donde yo alguna vez haya sentido ese rechazo por ser mujer, gracias a Dios nunca me ha pasado. La industria es flexible y está bastante abierta ahora.

¿Cómo ha sido su relación laboral con otras personas en un sector en donde su mayoría son hombres?

Siempre hay un reto pero es más de inseguridades propias, aquí estamos muy sesgados en temas de género. Hay retos en temas de entendimiento, principalmente porque yo represento una industria nueva, algo a lo que no están acostumbrados. Sin embargo, siempre se ha dado el valor que representa la organización y esa carta también me ha favorecido. Para mí ha sido muy gratificante que nunca he tenido esa barrera de género.

A nivel personal, ¿qué ha significado trabajar en cargos que requieren jornadas extensas de trabajo?

La verdad me encanta demasiado mi trabajo como para verlo como un sacrificio, no tengo la dicha de ser mamá entonces mi margen de trabajo puede ser mayor y en ocasiones he dejado amistades pero no lo veo como un sacrificio.

¿Qué aprendizaje le dejó ser parte del equipo de trabajo de la Municipalidad?

Fue una de las experiencias que más aprendizaje me dejó en el tema de entender al cliente. No es la misma venta que se le hace a un vendedor informal, que la que se le hace a los que tienen un local. Recibimos clases hasta de vocabulario y se capacitó a los comerciantes que fueron trasladados hacia El Amate.

En el cargo que actualmente desempeña, ¿qué tan difícil ha sido avanzar en los temas de sostenibilidad?

La semilla de conciencia ya esta plantada, ahora toca plantar la de responsabilidad. No es fácil decirle a una empresa de 50 años que hay una manera diferente de hacer las cosas. La industria está acostumbrada a hacer las cosas como las hace.

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR