Así se comportó el sector vivienda en la región durante el 2016

Editorial Construir

Aunque existen una enorme cantidad de proyectos habitacionales en la región, un alto porcentaje de los centroamericanos no tienen vivienda digna.

Un aproximado de 5,3 millones de familias centroamericanas viven en casas inadecuadas. Ese es el último dato que arrojó el estudio denominado “El estado de la vivienda en Centroamérica”, realizado por Hábitat para la Humanidad y el Centro Latinoamericano para la Competitividad y el Desarrollo Sostenible (Clacds) del INCAE Business School, y que fue dado a conocer en octubre de 2016.

El mismo compara cinco componentes en cada país del déficit cualitativo, abarcando tipo de vivienda, derechos de propiedad, calidad de materiales, acceso a agua potable y servicio sanitario. Esto dio como resultado que dicha carencia se da principalmente en el casco urbano en Costa Rica y Panamá, contrario a lo registrado en Guatemala y Honduras donde se percibe en la zona rural acentuando en los últimos años este fenómeno.

Porfirio Guevara, uno de los investigadores del Clacds señala que “en general, no hay una política a largo plazo en Centroamérica sobre el tema de vivienda social. Existe baja coordinación entre los diferentes agentes del sistema de vivienda, este se encuentra fraccionado, muchas instituciones tienen duplicidad de funciones y ello mella en combatir efectivamente el déficit”.

Lea también: Promueven planes piloto de vivienda social urbana en Guatemala

En Costa Rica el 2016 ha sido un año positivo, gracias a que se percibió una baja en las tasas de interés del sector lo que permitió una mejor la colocación de crédito y una disminución en la inflación o una estabilidad en el tipo de cambio del colón con respecto al dólar, entre otros,.

“En 2015 sí hubo un aumento importante en la cantidad de viviendas construidas o trámites de vivienda ingresados, es decir, subió la vivienda no subsidiada, eso evidencia que el mercado se está recomponiendo y revitalizando”, agrega Franklin Solano, coordinador de la Unidad de Investigación de Fuprovi.

En Honduras, la falta de vivienda asciende a más de más de un millón de viviendas. Una de las iniciativas que está impulsando el gobierno para cubrir esta necesidad, es un bono extra de US$1 .200 a los empleados.

Le puede interesar: Dominicanos unifican esfuerzos para construir 1.200 viviendas

De acuerdo al gerente general de la Cámara Hondureña de la Industria de la Construcción (Chico), Ing. Silvio Larios, el comportamiento de la construcción en este tipo de infraestructuras en 2016 se encuentra estancado, dado que el crecimiento fue de un 4,5%, mientras que se espera que para el 2017 sea de un 6%.

“El rezago se debe que la banca privada no abre oportunidades de financiamiento al sector informal, se necesita mucho del financiamiento”, dice el Ing. Larios.

En el caso específico de El Salvador, a lo largo de 2016, se hizo efectivo el compromiso del Gobierno de avanzar en la reducción del déficit habitacional, con especial énfasis en las familias más necesitadas.

Lea también: Vivienda dominó la construcción costarricense en 2016

Según el Viceministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano (Vmvdu), a través de los diferentes programas manejados por las instituciones del sector vivienda, se ha facilitado el acceso al financiamiento para la vivienda, se ha invertido en el mejoramiento integral de numerosos asentamientos precarios, dotándolos de servicios básicos e integrándolos a la trama urbana de la ciudad, asimismo se han desarrollado nuevos asentamientos para familias afectadas por desastres naturales y se ha garantizado la certeza jurídica sobre la propiedad mediante la entrega de miles escrituras de propiedad a familias de todo el país que ahora gozan de un inmueble en condiciones adecuadas.

Al analizar los datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples del año 2014, correspondientes a hogares que habitan en una tipología de vivienda inadecuada y como faltante de vivienda, los hogares que habitan en pieza en un mesón, pieza en una casa, casa improvisada, rancho, viviendas temporales y las viviendas independientes con paredes en mal estado, determinó que existen 157.157 hogares en esta condición, que corresponde al 9% del total de hogares en El Salvador para ese año.

Para el año 2016, el Vmvdu finalizó y ejecutó una serie de programas financiados principalmente con préstamos de entidades financieras internacionales y por donaciones externas que ascienden en su totalidad a alrededor de US$150 millones, con la finalidad de dotar de una vivienda permanente en propiedad, mejorar la calidad de vida de asentamientos urbanos y asegurar la tenencia de propiedad, a más de 71.000 familias.

Le puede interesar: Conozca sobre el estado de las viviendas en Centroamérica

En Panamá, el déficit de viviendas ronda entre 150.000 a 160.000 viviendas. De acuerdo al Ing. Iván De Ycaza, presidente de la Cámara Panameña de la Construcción (CAPAC), el rezago del sector vivienda se debe, a su juicio, a la falta de planificación a nivel estatal, porque aunque existe la necesidad de vivienda hay un déficit.

El Gobierno actual ha anunciado que tiene programas para construir a través del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Miviot) 100.000 viviendas en los próximos 5 años, por el lado del sector público, más las que construyan el sector privado.

“No es solo hacer la casa, además de las 100.00 viviendas, habrá otras 20.000 a 50.000 viviendas que tu quisieras que haga la empresa privada. Si tú quieres que la empresa privada lo haga entonces la planificación es vital, porque la empresa privada no trabaja con improvisación”, dijo el Ing. De Ycaza.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR