Así se ve finalizado el Centro de Convenciones de Costa Rica

Carolina Benavides

Tras años de gestión y desarrollo, el país por fin estrenó un centro de convenciones propio, ideado con altos estándares de eficiencia de recursos e innovadoras técnicas constructivas.

Hace más de una década, el sector turismo anhelaba poder llevar cabo eventos de gran magnitud en Costa Rica pero el país no contaba con la infraestructura idónea y por ello, el Estado planeó el desarrollo de un centro de convenciones. El proyecto comenzó a gestarse en la administración del Dr. Abel Pacheco en el 2002, no obstante distintos factores provocaron el retraso en su realización.

En el 2011 en Costa Rica se conversó con el sector turístico para tomar la decisión de que el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) fuera el ente encargado de echar a andar dicho proyecto y fue hasta el febrero de 2017 que se colocó su primera piedra, en presencia de Luis Guillermo Solís, Presidente de la República.

 También puede leer: Centro de Convenciones de Costa Rica obtiene el galardón de Bandera Azul

 Una obra sostenible

Según información suministrada por el ICT, el Centro Nacional de Congresos y Convenciones (CNCC)  caracteriza por un diseño de arquitectura bioclimática y por la sostenibilidad ambiental, contemplando el uso de techos reflectivos, paredes insuladas y parasoles que mitigan el calentamiento solar.

Además, contará con sistemas de aire acondicionado de alta tecnología, eficiencia en ahorro energético, que funcionan por áreas específicas permitiendo el uso por secciones del edificio sin incurrir en gastos de climatización de espacios que no están siendo utilizados.

En cuanto a la iluminación interna, se obtendrá por medio de sistemas LED y la externa con paneles de energía solar, sensores de movimiento para el apagado y encendido de luces, manejo de desechos sólidos y líquidos, entre otros.

“El CCNC cuenta con una gran cantidad de simbolismos, tales como motivos pre-colombinos, pisos de terrazo monolíticos con estampados que representan símbolos nacionales, enchapes de paredes que simulan olas, jardines internos y un paisajismo con vegetación externa que representan a este país como un destino verde”, explicó el Ing. Carlos Barrantes, director de proyectos y socio de la constructora Edica Ltda.

Más información: ¿Cómo impactará la construcción de un Centro de Convenciones a Costa Rica?

La distribución interna cuenta con un área de pre-función, un salón principal de exhibiciones, salones medianos y pequeños, así como salas de reuniones, específicas en los alrededores del centro (salas satélites). Esta flexibilidad en el uso de las diferentes áreas le da la versatilidad que se requiere en este tipo de negocio, en donde podrían llevarse múltiples eventos en un mismo lugar.

En cuanto a los materiales que se implementaron en la construcción de este proyecto, Barrantes comentó que estos son de óptima calidad y fueron cuidadosamente escogidos para soportar el uso intensivo y de fácil mantenimiento.

“El aislamiento térmico y del ruido cumple estándares muy rigurosos, tanto en paredes como en las cubiertas de techo, particiones móviles que dividen las salas, ventanerías con vidrios insulados, todo con el fin de aislar de la mejor forma posible cada recinto”, comentó el ingeniero.

Le interesa: “El Centro de Convenciones de Costa Rica es un proyecto que trasciende al ICT”

También mencionó que el lobby principal cuenta con un monumental óvalo forrado con láminas de metal multiperforado cuya silueta muestra el paisaje de un bosque típico de este país.

Por su parte, Samuel Bermúdez Co – Director General de Gensler Costa Rica, firma encargada del diseño, indicó que el concepto del proyecto consiste en rescatar todos los aspectos de diseño sostenible y envolver a las personas en un lugar de alta tecnología, funcional, que además se rodea de naturaleza.

“Por ejemplo, el agua llovida se maneja con aguas vivas de retención, el salón principal se ilumina con tubos solares, la energía de la obra se genera con paneles solares y todo el CCNC estará rodeado por jardines”, indicó Bermúdez.

Además, explicó que el desarrollo del diseño lo lideraron por medio de un consorcio de empresas especializadas y junto a sus expertos en centros de convenciones, se elaboró un diseño que no solo respondiera al presupuesto pero que también fuera un ejemplo de diseño sostenible en línea con la imagen del país.

Impacto para Costa Rica

Con la apertura del CNCC, el ICT ambiciona consolidar al país como punto para el turismo de reuniones, un aspecto que en el año anterior fue de vital importancia.

De acuerdo con el ministro Mauricio Ventura, ya tienen programados la realización de 60 congresos internacionales entre el 2017 y el 2021, los cuales congregarán a más de 32.000 participantes y generarán un impacto económico de casi US$180 millones.

En el mundo, el turismo de reuniones representa el 22% de la llamada industria sin chimeneas y genera alrededor de US$11.000 millones al año. La atracción de estos congresos forma parte de la estrategia del ICT para ampliar su oferta.

Lea el reportaje completo acerca de la construcción del Centro Nacional de Congresos y Convenciones de Costa Rica en la edición 166 de Construir.

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR