Canal interoceánico en Nicaragua no consiguió financiamiento

redaccion construir

El pasado 13 de junio venció el plazo para que la empresa china HKND mostrara pruebas de poder financiar la construcción.

La que fuera anunciada como “la obra de ingeniería más grande del mundo” se quedó sin financiamiento, de acuerdo con La Prensa de Nicaragua. El proyecto de construir un canal interoceánico en el país, similar al de de Panamá, quedó en el papel, pues el pasado 13 de junio venció el plazo de seis años para que la empresa china HKND mostrara pruebas concretas de poder financiar la construcción del Gran Canal Interoceánico de US$50.000 millones.

En el 2012, el hijo de la pareja presidencial, Laureano Ortega, anunció inversiones importantes para Nicaragua luego de una gira por China. El 3 de julio de ese año se aprobó la Ley del Régimen Jurídico del proyecto del Gran Canal y de la Autoridad del Gran Canal, para sentar las bases legales del proyecto.

A pesar de un gran descontento popular, el 13 de junio del 2013 61 diputados designados por el presidente Daniel Ortega aprobaron la “Ley Especial para el Desarrollo de Infraestructura y Transporte Nicaragüense Atingente al Canal, Zonas de Libre Comercio e Infraestructuras Asociadas”.

Lea además: ¿Qué pasó con la construcción del Canal Interoceánico de Nicaragua?

El proyecto del canal interoceánico de Nicaragua recibiría una inversión privada del empresario chino Wang Jing, bajo su firma Hong Kong Nicaragua Canal Development (HKND-Group). El monto de la obra ascendía a unos US$50.000 millones y tendría una extensión de 278 kilómetros, tres veces más largo que el Canal de Panamá, entre la costa del Pacífico del país y la del Caribe.

Con la obra, el Gobierno prometía un crecimiento promedio que pasaría del 4,5% del PIB a un 10% en los primeros años de operación del canal, más la creación de unos 50.000 empleos durante los cinco años de construcción y otros 200.000 cuando empezara a funcionar a fines del 2019 o inicios de 2020.

Daniel Ortega y Wang Jing

Ortega y Jing firmaron el Acuerdo Marco de Concesión y documentos conexos, en el que se le concedían al empresario chino poderes ilimitados sobre la soberanía nicaragüense por un lapso de 100 años. El Estado tendría solamente el 1% de las acciones una vez que entraran en operaciones el Canal, y tendría que transcurrir medio siglo para aspirar al 50% de las acciones.

Puede leer: Constructora del canal interoceánico de Nicaragua cierra sus oficinas en Hong Kong

El 22 de diciembre de 2014, miembros de la Comisión del Gran Canal y Wang Jing inauguraron lo que ellos llamaron el arranque de la megaobra en Brito, departamento de Rivas, siendo la última vez que se vio en público al empresario chino. Sin embargo, seis años después no existe la carretera anunciada, solo un polvoriento camino de tierra compactada, que en invierno es difícil de transitar por las corrientes de lodo que se forman.

En octubre de 2015 se dio a conocer que Wang Jing había perdido el 85% de su fortuna por las caídas de las acciones de Xinwei. La agencia Bloomberg reportó en ese momento que el capital del empresario pasó de US$10.200 millones a US$1.100 millones.

La decisión del proyecto nunca se sometió a consultas o a un referendo, ni se conocieron estudios de viabilidad económica y ambiental de la obra. La ruta interoceánica estaba prevista para cruzar el lago de Nicaragua, la mayor reserva de agua de Centroamérica. A partir del pasado 14 de junio, el Gobierno tiene noventa días para notificar la cancelación de la concesión, a partir de la expiración del plazo establecido.

Más: ¿Avanza a buen ritmo el proyecto del Canal Interoceánico de Nicaragua?

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR