Conozca las 5 edificaciones emblemáticas con certificaciones verdes de la región

Editorial Construir

Como similitud distintas obras constructivas lucharon por obtener la certificación LEED Gold, destacándose como una de las más relevantes.

Por: Laura Chavarría A.

Desde proyectos de uso mixto hasta edificios corporativos, los propietarios buscan destacar por construir bajo el marco medio ambiental, enfocados en obtener certificaciones sostenibles. A lo largo de la región centroamericana resalta la similitud de que varias de las obras poseen la certificación Leadership in Energy and Environmental Design (LEED) Gold, una de las más prestigiosas en ese campo.

Por ejemplo, en Panamá desde el 2014 el MMG Tower, casa matriz de la prestigiosa firma de abogados Morgan & Morgan, obtuvo ese título de sostenibilidad ambiental por su excelente combinación de principios y elementos verdes con un diseño ultramoderno.

La construcción implicó la utilización de materiales reciclados, entre ellos el acero, que contribuyeron a la reducción del desperdicio de material que, de otro modo, hubiese sido desechado. En el edificio panameño, los materiales con un contenido reciclado sumaron el 29% del total del costo de la infraestructura. Por otro lado, el uso de materiales extraídos o manufacturados localmente (práctica que reduce la huella de carbono del proceso de construcción) sumó el 18,7% del costo de materiales utilizados.

Puede leer: Banco de Costa Rica recibe certificación LEED Platino.

En este sentido, reducir la utilización de agua potable a nivel interno es otra de las prácticas sostenibles del edificio en su fase de ocupación y uso, que provee urinales, inodoros y lavamanos con sistemas de bajo consumo. Todo esto contribuye a reducir el 31,2% de consumo de agua.

En El Salvador la edificación que resalta entre las demás por ser amigable con el medio ambiente es el edificio administrativo de Sherwin-Williams, logrando la primera certificación LEED Gold del país. La obra contiene muebles de oficina provenientes de madera reciclable, lo que le llevó a un ahorro de US$100.000 en relación a la compra de muebles convencionales.

Asimismo dimensionaron sus aires acondicionados, basados en las normativas ASHRAE (American Society of Heating Refrigerating, and Air-Conditioning Engineers), la cual solicita inyección de aire fresco al edificio. Los sistemas instalados funcionan con enfriadores de agua que circulan en una tubería a la vista, colocada sobre los espacios de las oficinas. Con este sistema se ahorra un aproximado de US$125.000 anuales.

Además: Costa Rica: Centro corporativo El Tobogán recibe la certificación LEED Gold.

También se logró un 72,8% en consumo de aguas de inodoros y riego, por la captación y uso de aguas lluvias en época de invierno, y en verano el uso de aguas floculadas que provienen del lavado de tanques en la moderna planta de tratamiento de la fábrica .

Por su parte, el Edificio Terraza Esperanza, con 11 niveles de altura, también es parte de los destacados proyectos con la certificación LEED Gold. La obra está conformada por 3 sótanos con capacidad para 101 vehículos y área para estacionar bicicletas. En el primer nivel hay cafetería y restaurante; cuenta con 800 m² para oficinas distribuidos en los 2 niveles siguientes; 22 apartamentos en los niveles del 4 al 9; y gimnasio, spa y área social en la terraza. La inversión para su construcción fue de US$14 millones y el proyecto se desarrolló de marzo de 2012 a febrero de 2014.

Costa Rica no se queda atrás al obtener un título que ayude al medio ambiente. El reconocimiento le pertenece al Centro Corporativo El Tobogán, que recibió la misma certificación que todos los proyectos anteriores: LEED Gold.

Lea también: Siete certificaciones de productos que no puede dejar de conocer.

Esta es la primera obra de oficinas tipo A+ que recibe un reconocimiento de esta clase. Sin duda su diseño merece la certificación por lograr un ahorro del 40% en costos energéticos comparado con un edificio similar no sostenible. Otras cifras medibles serán la disminución de un 35% en el consumo de agua y un 100% de ahorro en agua de riego, gracias a su planta de tratamiento de aguas residuales, y un 35% de reducción de emisiones de CO2.

En el caso de Honduras, certificaciones de este tipo aún no se han registrado. Sin embargo, el primer parque tecnológico, Altia Business Park, trabaja en el cumplimiento de requisitos para optar por la certificación que otorga el US Green Building Council.

En ese sentido, desde el inicio se implementaron los conceptos de diseño LEED y la construcción fue  supervisada bajo normas internacionales a cargo de  la American Concrete Institute (ACI), American Water Works Association (AWWA), National Electric Code (NEC) National Fire Protection Association (NFPA).

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR