Conozca los obstáculos que enfrenta la industria en temas de licitaciones

Carolina Benavides

Problemas de gestión, legislaciones muy antiguas y limitantes para pequeñas empresas son algunas de las problemáticas.

La licitación para construir el puente entre Panamá y Costa Rica, sobre el río Sixaola fue adjudicada al consorcio conformado por la costarricense Meco y las mexicanas Cal y Mayor y Asociados y Mexpresa. Esta incluye el diseño y construcción del puente binacional sobre el río Sixaola, con un carril por sentido, incluirá ciclovías y aceras peatonales y reemplazará una estructura que tiene más de un siglo de haberse construido.

Su atraso en parte es gracias a los largos procesos de licitaciones que se dan en Costa Rica, en donde urge el desarrollo de infraestructura pública, principalmente en el sector vial pero el Estado aún sigue teniendo problemas en la ejecución de los proyectos.

Según explicó Randall Murillo, director ejecutivo de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), uno de los mayores desafíos en procesos de licitación se da en obras que desarrolla el Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), pues considera que el tema de la gestión se le dificulta a la entidad.

Lea también: Los desafíos de Guatemala para ejecutar obra pública

“La principal problemática que presentan los proyectos que promueve el Conavi, se concentra en materia de gestión, la tarea que le corresponde al Estado no se ejecuta adecuadamente, me estoy refiriendo que desde el inicio, los diseños no son bien planteados lo que provoca que la obra no se realice o se frene”, indicó Murillo.

Por su parte, el Ing. Olman Vargas, director ejecutivo del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos de Costa Rica (CFIA), comentó que otros de los factores que influyen de forma negativa, es que la legislación que existe nació bajo el concepto de un Estado centralista, donde la participación de funcionarios públicos es muy fuerte en el análisis y verificación de todos los procedimientos.

Los nicaragüenses en este tema también enfrentan problemas, según Yuri Flores, presidente del Colegio de Arquitectos, Nicaragua tiene un proceso particular en las licitaciones públicas, en comparación con los países de Centroamérica.

Le puede interesar: ¿Cuáles fueron las prioridades de Nicaragua en cuanto a construcción en 2016?

“Desgraciadamente si los trabajos son del Estado, ya no se están haciendo licitaciones, sino contrataciones directas. Este tiene que ser por ley, que si la inversión o la construcción pasa de un monto determinado, tiene que haber licitación”, detalló Flores.

Tanto las instituciones del Estado como las empresas privadas no están convocando a licitaciones o concursos, tal como lo establece la ley 737, Ley de Contrataciones Administrativas del Sector Público. Sin embargo, el pasado 12 de diciembre del año 2015, se publicó la licitación para construir el paso a desnivel en Las Piedrecitas y la restauración del parque del mismo nombre en Managua. Aunque no se volvió a informar sobre la finalización de este proceso.

El caso de El Salvador, su realidad no se aleja de la que enfrentan los países mencionados, según el Ing. Ángel Díaz, presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), los procedimientos en la actualidad se han vuelto más complejos, producto de experiencias negativas. Otro de los puntos que señaló el jerarca de la gremial, son las relaciones que se dan entre los privados, el propietario y la Corte de Cuentas, que también se ha vuelto un actor importante en este fenómeno.

Lea también: ¿Será la termoeléctrica Punta Catalina la solución de energía para República Dominicana?

Por su parte, en Honduras el gran problema lo enfrentan los contratistas locales por la forma en la que se están adjudicando los proyectos y la estrategia de la licitación.

Según explicó, Marlon Urtecho, presidente del Colegio de Arquitectos de Honduras (CAH), el gran inconveniente es que empresas locales no pueden acceder a ese tipo de proyecto, solo compañías internacionales. “La estrategia del gobierno es concentrar grandes obras para que sean financiados por las mismas compañías, las da en concesión en tiempo determinado y las empresas medianas y pequeñas tienen limitación”, comentó Urtecho.

En el caso de República Dominicana, uno de los obstáculos que enfrenta el sector de la construcción, es en la ley de Compras y Contrataciones Públicas (340-06) y el Régimen Regulatorio para el Desarrollo y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (Mipymes) (488-08) que establecen que el 20% de las contrataciones del Estado deben realizarse a través de las Mipymes y en eso, hasta ahora, no ha habido un cumplimiento cabal.

Le puede interesar: Así es como Guatemala busca reparar 20.000 km de su red vial

De acuerdo con el Ing. Eliseo Cristopher, presidente Confederación Dominicana de Pequeñas y Medianas Empresas de la Construcción (Copymecon) y Frank Guerrero Soriano, vicepresidente de dicha entidad, el cumplimiento de este estatuto permitiría que más constructores podrían acceder a obras que tendrían mayores ventas incluso a nivel de sus comunidades y de sus pequeños negocios.

Por su parte, en Panamá las compañías deben cumplir con todos los requisitos solicitados en los pliegos de cargos, una vez realizado el acto público de forma transparente, toda la documentación se traspasa a una Comisión Evaluadora, la cual es responsable de revisarla y evaluar la propuestas para adjudicación del contrato de ejecución del proyecto.

En el caso de Guatemala, el equipo editorial de Construir trató de conversar con distintas fuentes expertos en el tema, sin embargo no se obtuvo respuesta por parte de ellas.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR