¿Cuáles serán las tendencias en residencias vigentes este 2018?

María Calero

Diseños modernos, sistemas constructivos tradicionales, como mampostería reforzada y prefabricados en apartamentos, son algunas de las tendencias que se mostrarán en la región.

A lo que va del 2018, en Panamá el crecimiento del sector residencial se vislumbra en 11% y se ven más propiedades abajo de US$120.000 siguiendo la tendencia del año pasado, según los números de El Consejo Nacional de Promotores de Vivienda (Convivienda).

“En estas construcciones se usarán bloques prefabricados, como si fuesen legos, lo que hace que se necesite menos mano de obra y se construya más rápido. En lo que respecta a iluminación vienen muchas cosas inalámbricas, lo que implica menos cableado menos empleo de electricistas; también la incorporación de paneles solares. Todo apunta al empleo de la tecnología en la construcción con la idea de minimizar gastos”, asegura  Aldo Stagnaro, presidente de la Asociación Panameña de Corredores y Promotores de Bienes Raíces (Acobir).

Por otro lado, diseños de estilos modernos y contemporáneos, innovadores en cuanto a espacios serán la tendencia en Costa Rica. Producto del caos vial que se vive en la Gran Área Metropolitana (GAM), las personas buscan refugio en construcciones verticales que le permitan una mayor calidad de vida, al tener que trasladarse menores distancias hacia sus centros de trabajo, estudio o esparcimiento.

También: Dos tendencias se abren paso en el mercado inmobiliario costarricense

El Arq. José Luis Salinas Ollé, miembro de la Junta Directiva de la Cámara y Presidente del Grupo Inmobiliario del Parque, afirmó que tanto en horizontal como vertical,  los proyectos serán construidos en concreto, con algunas particiones internas en gypsum o materiales livianos similares. 

De igual forma, la tendencia de construcciones verticales está vigente en El Salvador. Los proyectos usarán cada vez más materiales que aporten a la sostenibilidad del edificio, es decir, paredes y ventanas que permitan aislar mejor la temperatura y por ende se requiera menos uso de aires acondicionados.

José Antonio Vásquez, director ejecutivo de la Cámara Salvadoreña de la Construcción (Casalco), admite que el país todavía predomina la construcción tradicional, aunque también se está combinando mucho con prefabricado, y que dicho sector mantiene la perspectiva de crecimiento en un 2,5% y de ser posible, llegará a un 3%.

Le puede interesar: Nuevo proyecto residencial establecerá una conexión con la naturaleza en Costa Rica

Viviendas unifamiliares

En Nicaragua, las residencias en edificios verticales apenas empiezan a surgir. Marvin Baltodano, supervisor de ventas externas de proyectos de Sinsa Ingeniería, asegura que el modelo de conjunto horizontal es el favorito de los nicaragüenses,  sin embargo en este 2018 se implementará la novedad de las unidades habitacionales multifamiliares en modalidad de dos hasta cuatro plantas en construcciones de sentido vertical.

Para la construcción de residenciales se utilizará materiales de alta calidad, resistencia y durabilidad que aportan a las obras habitacionales la seguridad y garantía que los usuarios merecen.  Este grupo de materiales incorpora los prefabricados de concreto utilizados para las paredes externas y cerramientos perimetrales en algunos casos; los materiales metalmecánicos (perlines, tubería estructural, angulares, platinas, láminas para cubiertas) utilizados para la fabricación de las estructuras y cubiertas de techos; los materiales livianos (gypsum, fibrocemento, perfilería metálica formada en frío, tablillas PVC, derivados de estos sistemas) utilizados para la construcción de paredes o particiones internas, cielos rasos, fascias y elementos de diseño arquitectónico que aportan estética y belleza a las construcciones. 

Mientras tanto, en Guatemala se encuentra un auge fuerte de proyectos de uso mixto que incluyen comercio, apartamentos y oficinas en diferentes combinaciones. Aunque existen varios desarrollos de vivienda horizontal, la demanda es mayor en torres de apartamentos.

Además lea: “Grupo Roble impulsa nuevo proyecto residencial en la capital salvadoreña”

El diseño de los mismos se ha modificado constantemente de acuerdo a la evolución de las normativas internacional y a la cual se adaptan los desarrolladores en Guatemala. Estos incluyen nuevos desarrollos tecnológicos, cambio de ambientes dentro de las viviendas y la variedad de amenidades de los proyectos; así como la integración a círculos sociales y espacios abiertos para integrarse al vecindario en donde se ubiqué la construcción.

Ante este panorama, Hugo Bosque, presidente de la Asociación Nacional de Constructores de Vivienda (Anacovi) espera que el sector crezca un estimado de 10%  durante el presente año, principalmente en venta de viviendas. “Es un crecimiento positivo pero no el que estamos buscando, queremos alcanzar un nivel superior porque si tenemos un déficit habitacional sumamente elevado”

No obstante, Javier Ruiz, presidente de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), asegura que el déficit sigue creciendo y la cifra los 1,6 millones del cual 80% es déficit en calidad de vivienda y el resto es cantidad. “Nosotros con la cantidad de casas que se construyen cada año en el país no se va a palear esta situación, hay que crecer y construir cinco veces más.

Puede interesarle: Cinco tendencias de infraestructura para este 2018

Hay que recordar que cada año se suman 70.000 nuevos matrimonios que necesitan donde vivir. La demanda existe pero las personas no están en capacidad de compra. Hay buenas oportunidades por medio de las entidades financieras que ofrecen crédito pero no todas las personas son elegibles”, expresa.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR