Desarrollan en Costa Rica turbina Pelton que puede producir hasta 2 kW

Editorial Construir

Turbina tiene la capacidad de generar hasta dos kilowatts en una microplanta hidroeléctrica que se puede instalar en una casa pequeña o una finca.

Por: Johan Berrocal

Los estudiantes de la Escuela de Ciencia e Ingeniería de los Materiales del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC, fabricaron un prototipo de una turbina Pelton durante el curso Laboratorio de Tecnología de la Fundición. Este tipo aparato tiene una gran similitud con los que se utilizan en las plantas hidroeléctricas y no son fabricados dentro del territorio costarricense.

La idea de realizar este proyecto surgió de la necesidad que existe en el país de hacer turbina que sirva para microcentrales y para pequeñas generaciones de energía. La Pelton que desarrollaron los estudiantes, tiene la capacidad de producir entre 1,5 y 2 kilowatts (kW) en una microplanta hidroeléctrica, además, fue hecha de chatarra.

Lea también: Hidroeléctrica costarricense destaca en la región por buenas prácticas en su construcción

Esta turbina podría servir para una pequeña casa o una finca que necesite aprovechar el recurso hídrico. Es un proyecto que podría ir más allá, no dejarlo solo aquí a nivel de estudiante, o de curso, sino también proyectarlo hacia la comunidad, una comunidad o una familia que necesite generar su propia electricidad podría hacer uso de estas turbinas”, explicó el Ing. Ronald Brenes, conductor del curso que realizaron en el TEC.

El ingeniero agregó que en la institución nunca se había realizado un proyecto de este tipo y que siempre “se han hecho varias clases de piezas u otras cosas, pero realmente el proyecto nace con la idea de que el estudiante pueda aplicar mayormente sus conocimientos a través de toda la carrera”.

Lea también: Turbina de última generación será instalada en proyectos hidroeléctrico costarricense

En el curso participaron 14 estudiantes que se dividieron en dos grupos de siete alumnos. Asimismo, cada equipo de trabajo tuvo que realizar su propio diseño y al final, debían entregar el prototipo para que se probara y se constatara que funcionaba correctamente.

“El curso fue muy integral. Desde el inicio, la parte de diseño, toda la elaboración de cálculos de mecánica de fluidos, de la parte dinámica, para poder determinar lo que eran dimensiones, tanto de las cucharas como del rodete. La parte en sí del proceso de fundición, de preparación de material, de preparación de los modelos, del molde, la parte posterior de mecanizado; inclusive hasta se soldó lo que sería el armazón para sostener la turbina”, comentó la estudiante Yirlany Mesén.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR