Elecciones en Costa Rica: ¿Cuál es la propuesta más viable en infraestructura?

Por: Marcela Jimenez

Una revisión de los planes de gobierno de siete candidatos a la presidencia de Costa Rica revela que aunque todos tienen claro qué hay que hacer, ninguno acierta ni en el cómo o el cuándo.

Tren eléctrico, ampliación de las rutas 27 y 32, reestructuración del Ministerio de Obras Públicas y Transportes, carretera San José-San Ramón, ampliación de aeropuertos y cobro electrónico del transporte público son algunas de las propuestas que se repiten en los planes de gobierno de siete de los 13 candidatos que se disputarán la presidencia de Costa Rica el próximo 4 de febrero. ¿Pero son viables estas soluciones?

El pasado 29 de enero, expertos del Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) de la Universidad de Costa Rica, del Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA), de la Asociación Costarricense de Ingeniería de Transporte (Acitra), y del gremio se dieron a la tarea de analizar las propuestas de infraestructura de los siete candidatos con mayores posibilidades de ganar la elección. La conclusión fue que por más ambiciosos que son estos planes, la mayoría se queda en generalidades y no detalla cómo se piensan ejecutar los proyectos (ver en la galería el análisis de cada plan).

Lea también: Infraestructura vial debe ser prioridad para futuros gobiernos de Costa Rica

Lo anterior es aún más relevante en un país cuya infraestructura vial arrastra rezagos desde los años ochenta y que representa, según el Informe de Competitividad Global 2017-2018 del Foro Económico Mundial (FEM), el segundo factor más problemático para hacer negocios. Este ranking coloca a Costa Rica en la posición 103 de 137 países en términos de infraestructura de transporte.  

Para los expertos, la ecuación que explica el desfase vial del país incluye diferentes factores. El primero es la burocracia y tramitomanía existente, que termina encareciendo aún más las obras. Por ejemplo, el costo por kilómetro construido en la Ruta 27 fue de US$3.7 millones, mientras que el costo promedio de un kilómetro construido en otros países de América Latina es de US$1 millón, y en Europa es de US$178.000, según se reveló durante la presentación del análisis de los planes en el CFIA.

“Se han trabajado muchos proyectos sacándose a licitación cuando el diseño no está listo, o cuando las expropiaciones no se han hecho. Esto le resta eficiencia a la ejecución del proyecto porque no pueden empezar y se hace mucho reproceso. Los números del FEM dicen lo ineficiente que hemos sido en infraestructura en los últimos 35 años”, apuntó el Ing. Olman Vargas, presidente ejecutivo del CFIA.

 Además le puede interesar: Competitividad tica en riesgo por deficiente infraestructura

El segundo elemento que intercede en la ecuación –explicaron– es la falta de recursos destinados a infraestructura, pues el país tiene mucho tiempo de estar destinando únicamente un 1% del PIB a obra pública, cuando debería ser del 4%, señalaron. Por último, pero tal vez de lo más importante, es el tema de la ineficiencia en la gestión, lo que hace más difícil articular los proyectos. Ante este panorama, ¿qué proponen los candidatos?

Lo bueno y lo preocupante

La noche del 29 de enero, los expertos presentaron sus conclusiones acerca de los planes de gobierno, detallando los aspectos positivos y preocupantes de cada plan. Como positivo, detallaron la conciencia por parte de todos los candidatos de cuáles son los proyectos clave que necesita el país para ganar competitividad, no obstante, destacaron su preocupación pues ninguno detalla cómo financiarán estos proyectos, cómo se gestionarán y cuál es su orden de prioridad. Esto hace improbable definir cuál es la propuesta más viable, pues todas carecen de detalles.

 Descubra: ¿Quién tiene las mejores carreteras de la región?

Para el director del Instituto Centroamericano de Gobernabilidad (ICG), Jaime Ordóñez, el cómo es precisamente el gran problema de todos los planes de gobierno, pues por un lado en Costa Rica se planifica la obra pública en plazos de 4 años, cuando la infraestructura mundial se piensa en 8 años. Por el otro lado, ante el contexto político actual del país y su creciente fragmentación, se requiere de un pacto en la Asamblea Legislativa para sacar los proyectos clave.

“Cualquiera de los partidos que gane las elecciones va a tener minoría en la Asamblea. Ese es el gran tema. Quizá la única solución es hacer un gabinete multipartidista y hacer un pacto nacional, porque si no se hace en la práctica incorporando diferentes sectores en la realidad no habrá pacto. Ninguno de los partidos podrá ejecutar solo esos proyectos porque tendrá 10 agrupaciones de oposición. El qué hacer está claro, las reformas que hay que hacer están claras, lo que no está claro es la química política para lograrlo”, aseguró.

 A continuación, destacamos aspectos puntuales mencionados acerca de cada plan:

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR