Generación fotovoltaica: un gran potencial por aprovechar

Luis Fernando Arevalo

Países de la región han realizado esfuerzos por regular la producción de energía fotovoltaica y cada día juega un papel más importante dentro de la matriz energética.

La producción de energía renovable cada día representa un porcentaje mayor en la matriz energética en toda la región. Beneficiados por la riqueza natural, países centroamericanos impulsan diferentes acciones para aprovechar el potencial con el que cuentan y sobre todo incrementar la producción de energía solar.

En promedio durante 2017 el 70% de la energía producida fue por medio de fuentes renovables; principalmente hidroeléctricas, eólica, biomasas y solar.

Según estimaciones, Honduras encabeza la producción de energía fotovoltaica y Panamá ha registrado avances significativos en el cambio de su matriz energética con lo que busca producir el 80% de energía limpia.

Además: ¿Qué tan avanzado está Guatemala en el uso de fuentes renovables?

Una de las grandes ventajas para la producción de energía solar en la región, es su posición geográfica y el número de horas luz durante cada día. Sin embargo, una de las principales barreras ha sido la poca regulación que ha existido en esta materia hasta hace algunos años para generación a pequeña escala.

Usuarios autoproductores

Las grandes plantas de generación de energía fotovoltaica se han adaptado a las reglas del mercado de la producción con otras tecnologías, pero cada día es más común ver en edificios, viviendas, centros comerciales y en otros proyectos constructivos, la instalación de paneles solares para producción de energía propia buscando aportar a la sostenibilidad.

¿Pero qué pasa si hay un excedente? En países en los cuales no existe una reglamentación, la energía se pierde y en donde si existe, en el mejor de los casos el usuario autoproductor recibe una remuneración económica por inyectar a la red de distribución, pero en países como Guatemala, únicamente reciben un crédito de energía a su favor equivalente a lo que se aporto a la red nacional.

Lea: Costa Rica reporta 300 días de generación eléctrica 100% renovable

Guatemala fue uno de los primeros países en avanzar en la regularización de su producción de energía renovable y aun que no existe una normativa específica para paneles solares, por medio de la Norma Técnica de Generación de Energía Renovable y Usuarios Autoproductores con Excedentes de Energía, en su última actualización (CNEE 227-2014), se establecen las reglas, requisitos y parámetros.

De acuerdo con el Ing. Oscar Aldana, encargado del departamento de planificación energética y estudios eléctricos de la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), las pequeñas plantas de generación de los usuarios autoproductores no deben sobre pasar los cinco megavatios y las empresas distribuidoras no pueden comprar esa energía.

Estos usuarios además deben pagar por conectarse a la red de distribución para inyectar el excedente y a cambio, reciben el beneficio de tener un crédito de energía sin caducidad que puede incluso reducir a cero el cargo por energía consumida en la factura.

“La regulación es totalmente necesaria, ya que la conexión excesiva de paneles solares a la red pone en riesgo la calidad del suministro de electricidad”, resaltó el Ministerio de Energía y Minas de Guatemala (MEM), por medio de su Dirección de Comunicación Social.

Seguridad en la red eléctrica

Para poder producir energía solar en los países en donde se encuentra regulado, se deben cumplir con estándares internacionales en cuanto a la calidad del equipo utilizado y la forma de conectarse a la red de distribución nacional, esto con el fin de prevenir daños a la misma y que provoque cortes del suministro.

Le interesa: ¿Cómo se encuentra la región en el uso de fuentes renovables?

El asesor técnico comercial de greenenergy, Costa Rica, Alex Alvarado Chavarría, explicó que la normativa actual en ese país “consiste básicamente en las características técnicas que deben cumplir los equipos a instalar a nivel de certificaciones y estándares internacionales  y a lo que corresponde a cada uno de las distribuidoras en términos de disponibilidad de potencia, tramitología y tipos de medición”.

El reglamento que norma el intercambio de energía con la red para autoconsumo, decretado por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), en esa nación permite a cualquier usuario autoproductor conectarse a la red siempre y cuando no se haya conectado previamente un 15% de la máxima demanda de cada circuito.

Panamá es uno de los países más avanzados en la región en materia de regulación de la generación de energía solar y demás fuentes limpias, en la actualidad está vigente la tercera generación de dichas normativas, desde 2007 que fue aprobada la primera.

También: Nueva alianza empresarial impulsa el uso de energías renovables en la región

En el país canalero la última actualización de sus leyes, (promulgada en 2017), estableció que no hay límites para la instalación de fuentes de energías limpias a la red.

“Siempre el espíritu del procedimiento no es que el cliente se convierta en un generador sino que propiamente pueda utilizar los recursos naturales que hay para autoabastecerse y que si tuviese excedente pueda inyectarlos a la red siendo compensados”, resaltó Daniel Mina, jefe de normas técnicas y comerciales de electricidad de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP).

Según datos de la ASEP, actualmente existen 218 instalaciones entre las empresas distribuidoras, lo cual suma alrededor de 3,2 MWh, casi 1% de la demanda máxima del país. “Estamos hablando de una cantidad considerable, contribuye a que por medio de la utilización de la fuente solar se evitará construir una planta termoeléctrica”, puntualizó.

Viable en cualquier construcción

La instalación de sistemas de paneles solares para autoconsumo es viable en todo tipo de proyectos constructivos, sin embargo el intercambio de excedentes no está regulado en varios países de la región, como el caso de Nicaragua en donde únicamente se implementan modelos estrictamente para consumo propio.

En este proceso se deben tomar en cuenta aspectos de inversión, ya que representa un rubro mayor a una obra tradicional. Pese a ello, se contribuye a la sostenibilidad y medio ambiente, y sobre todo a mediano plazo se recupera la inversión y en las naciones donde existen incentivos, también se reciben dichos beneficios.

Importante: Los grandes proyectos energéticos que impulsan la producción de energía renovable en la región

También se deben tener en cuenta aspectos constructivos de la edificación, ya que deberá contar con resistencia para soportar el peso de los panes solares e instalaciones para el equipo que se necesita.

Producción a gran escala

La región ha logrado avances considerables en producción de energía solar en plantas de generación, para lo cual si existen en su mayoría las normativas necesarias. El Salvador es un ejemplo de ello, en donde se ubica la planta más grande de Centroamérica que produce 101 vatios desde abril de 2017.

En esa nación el año pasado el 74% de la energía utilizada fue producida con fuentes renovables, cifras similares a las de Guatemala y otros países, lo que demuestra un cambio en la matriz energética enfocada hacia aportar a la sostenibilidad.

El Salvador desde 2011 inició un proceso de reformas a sus reglamentos, según el director de eficiencia energética del Centro Nacional de Energía (CNE), Mario Cáceres. En la actualidad existen diferentes incentivos fiscales para los proyectos que aportes energía limpia al sistema.

Un común denominador en la región es que las normativas existentes en relación a la producción de energías verdes se encuentran únicamente en reglamentos o decretos, no en leyes ordinarias, lo cual las hace susceptibles de ser derogadas con facilidad.

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR