Infraestructura guatemalteca debe mejorar

Editorial Construir

Una de las tareas pendientes es mejorar la calidad de inversión priorizando y mejorando los costos por kilómetro construido.

Lucía León, periodista

De acuerdo con los datos producidos por el Foro Económico Mundial a través del Índice de Competitividad Global, Guatemala se ubica en la posición 78 de 140 países en el pilar de Infraestructura.

Según los indicadores que se utilizan para evaluar el tema, el mayor reto que tiene Guatemala es la calidad de la red vial, tanto en el aforo para cubrir cargas pesadas superiores a las 9 toneladas, como la velocidad promedio de traslado y la conectividad con los principales puntos de comercialización y exportación.

De acuerdo con el Ing. Oscar Sequeira García, coordinador de la Comisión de Estadística de la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC), el país ha retrocedido en la calificación de calidad de carreteras debido a que en el 2015 no se invirtió en el mantenimiento necesario. También considera importante construir más vías o ampliar las existentes porque tanto el parque vehicular y la población, crecen a una velocidad muy superior que los kilómetros de carreteras pavimentadas.

Lea también: Planificación retrasa desarrollo de infraestructura en Costa Rica

Jorge Benavides, investigador asociado de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala, considera que también es preocupante la tendencia a la baja en cuanto a la percepción de los empresarios sobre la calidad de los servicios del aeropuerto y los principales puertos marítimos.

Consecuencias para el país

Esta situación ha afectado la competitividad de Guatemala porque los costos de transporte de cualquier mercancía o materia prima son muy superiores que en otros países mejor calificados como México y según Sequeira, esto aumenta los costos y deteriora la capacidad de responder oportunamente a las necesidades de los clientes.

Benavides añade que el país ha perdido oportunidades que contribuirían a acelerar la tasa de crecimiento de la economía. Una de ellas tiene que ver con la capacidad de conexión de los principales centros de producción con los puntos de comercialización y exportación.

“El poco avance en la agenda de logística ha impedido desarrollar mayor actividad productiva en el sector de manufactura ligera, el cual tiene un alto potencial para crear nuevos empleos formales con mayores tasas de productividad y sofisticación que el resto de sectores” indica Benavides.

Según los especialistas, pareciera ser que la única solución viable es la participación de capital privado en la construcción de infraestructura. La iniciativa más reciente ha sido la creación de la Agencia Nacional de Alianzas para el Desarrollo de Infraestructura Económica (Anadie), cuyo objetivo es la estructuración de proyectos, con planes de factibilidad que prioricen los grandes retos en materia de infraestructura productiva.

A través de Anadie se busca atraer más de US$1.305 millones en inversiones en infraestructura para el desarrollo económico del país. Benavides concluye que el reto del próximo Gobierno será impulsar los dos proyectos que cuentan con precalificación y licitación (US$ 220 millones), publicitar los cuatro proyectos que cuentan con análisis de factibilidad y estructuración (US$ 1,010 millones), y finalizar el estudio de prefactibilidad para un proyecto más (US$ 75 millones).

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR