Infraestructura guatemalteca vulnerable ante desastres

Editorial Construir

En los últimos 16 años este tipo de desastres han causado pérdidas por US$3,9 millones según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Lucía León, periodista

¿Qué se obtiene al tener en un mismo territorio la confluencia de tres placas tectónicas continentales, una cadena de 33 volcanes, tres grandes vertientes hidrológicos y 38 ríos?, la respuesta es vulnerabilidad.

La posición geográfica, geológica y tectónica de Guatemala la colocan como uno de los países más sensibles a nivel mundial por los efectos de cambio climático. La Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres del Sistema de Naciones Unidas considera que tiene un alto potencial de múltiples amenazas naturales, lo que provoca que un gran porcentaje de la población, servicios e infraestructura, estén en permanente riesgo.

Lea también: Intervenir en infraestructura reduce afectación de la misma en momentos de desastre

Algunos de los sucesos naturales más comunes en el territorio guatemalteco son los movimientos telúricos, inundaciones, deslizamientos e incendios forestales, entre otros.

Según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en los últimos 16 años este tipo de desastres han causado pérdidas por millones US$3,9 millones. Por ejemplo, hace cinco años la tormenta Agatha causó derrumbes e inundaciones, así como pérdidas por más de US$1,5 millones.

“Como gobierno estamos trabajando con un plan que atiende la infraestructura vial con bordas y dragado en algunos ríos problemáticos, porque se desbordan y dañan los puentes durante la época lluviosa”, explicó el viceministro de Comunicaciones, Miguel Ángel Cabrera.

El presupuesto con el que cuenta la cartera es muy reducido, ya que no hay una partida específica para emergencias. Cuando el desastre natural es de grandes dimensiones, deben recurrir al Congreso de la República para solicitar un traslado de fondos que por lo general, ya estaban destinados a otros ministerios dentro del presupuesto nacional.

Según datos de Asociación Guatemalteca de Ingeniería Estructural y Sísmica (AGIES), la amenaza principal de los puentes es la lluvia, tanto con grandes desastres como con eventos de pequeña y mediana intensidad. Cada año se reportan daños severos en 10, 15 o 20 puentes en tiempo normal, sin que haya un evento extraordinario. En casos de emergencias, se siguen utilizando los puentes Bailey pero si el evento es de grandes magnitudes, esta solución puede ser limitada.

Cuando se construye un nuevo puente, el Ministerio de Comunicaciones toma en cuenta el manual desarrollado por la Cámara Guatemalteca de la Construcción (CGC) y AGIES, titulado “Normas para el Diseño y Construcción de Puentes”. Para ello analiza los niveles de agua, la agresividad del cauce del río y el tipo de material que arrastra, entre otros aspectos técnicos detallados en el manual.

José Pantoja, director de obras de Rodio Swissboring Guatemala, comentó que se ha empezado a utilizar la cimentación profunda en la construcción de puentes. Esto contribuye a evitar el socavamiento de las bases anteriores, brindando mayor vida útil a los puentes a construir, ya que las cimentaciones profundas son soluciones fijas.

Este artículo está clasificado como: , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR