¿Cómo acabar con la brecha energética?

Por: Emmanuel Lagarrigue, Director de Estrategia de Schneider Electric y miembro del Comité Ejecutivo Global. 

El séptimo Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas reivindica el acceso universal a servicios de energía asequibles, fiables y modernos para el año 2030. 1.100 millones de personas en todo el mundo todavía no tienen acceso a la electricidad, lo que equivale casi a la suma de la población estadounidense y europea. La Agencia Internacional de Energía (AIE) prevé que, a menos que se aceleren aún más los esfuerzos para la electrificación, en 2030 un total de 674 millones de personas seguirán sin acceso a la energía.

Aunque estas cifras parecen desalentadoras, existen ideas innovadoras que están cosechando éxitos en todo el mundo y que demuestran que la meta del séptimo ODS es alcanzable. Las nuevas iniciativas, que incluyen programas gubernamentales, modelos innovadores de negocios y financiación; nuevas tecnologías que permiten el seguimiento digital y la supervisión de los activos energéticos; y los programas de formación locales, están marcando el comienzo de una nueva era del acceso a la energía.

Por ejemplo, en Bisanti, Nigeria, Green Village Electricity (GVE) Projects Limited, Partner local de Schneider Electric, ha creado una planta solar de microgrids de 24kWp. Este proyecto fue posible a través de un esquema de financiación concesional, un préstamo en condiciones más favorables que los préstamos del mercado, con períodos más largos. Este préstamo se ofreció a través del Banco de la Industria, respaldado por el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas. El proyecto impacta las vidas de 7.000 personas de forma directa, 500 personas de forma indirecta (a través de las empresas artesanales locales y los componentes de alumbrado público), y 200 clientes que tienen acceso a la electricidad por primera vez.

Lea también:Estas son las tendencias inmobiliarias que tendrá Costa Rica en 2018 

Los resultados de estos proyectos pueden cambiar vidas. Por ejemplo, un residente de Bisanti ha explicado: “Antes, gastaba unos 450 naira diarios (unos 2,25 dólares) por tres litros de combustible, pero ahora pago unos 200 naira y la calidad es mayor. Tengo más horas de electricidad, sin generar ruidos ni humo. Mis hijos pueden leer por la tarde, después de la escuela. No tengo que desplazarme para cargar mi móvil, lo que me permite pasar más horas trabajando en mi tienda. Comparado con lo que gastaba en combustible y fuentes alternativas antes de que GVE llegará a nuestra comunidad, el servicio es realmente asequible”, comenta un residente de Bisanti.

Los gobiernos están adoptando reformas que fomentan una amplia gama de soluciones tecnológicas y modelos comerciales que permitan un mayor acceso a la energía. El éxito aumenta exponencialmente cuando se eliminan barreras para los nuevos participantes y cuando se fomentan las condiciones adecuadas para la inversión en Off-Grid, sistemas fuera de la red de distribución.

Mecanismos de financiación innovadores, fundamentales para el éxito

Se necesitan 45 mil millones de dólares al año para lograr el acceso universal a la electricidad en 2030. Sin embargo, el compromiso anual promedio de los países que más necesitan la electrificación es de 19,4 mil millones. El 70% de este gasto debería destinarse a la energía renovable descentralizada, pero sólo el 1,3% se dedica a la descentralización, lo que supone una brecha importante.

Además:Schneider Electric inauguró su Parque Solar en Monterrey México 

Para acelerar la financiación, es necesario moverse hacia un capital más privado y comercial. Los modelos de subvenciones gubernamentales deberían modificarse para permitir una transición hacia proyectos más sostenibles y económicos. Las opciones de financiación deberían reducir tanto el coste del capital como el precio que pagan los residentes locales por la energía.

Actualmente, se están realizando varios esfuerzos para diversificar los proyectos dependientes de subvenciones del gobierno hacia esquemas de capital más combinado, incluyendo modelos privados y comerciales. Esto aumenta la variedad de fondos y hace que los nuevos modelos de negocio de Acceso a la Energía sean más atractivos. Los riesgos se distribuyen entre más actores y los beneficios se multiplican, a medida que la electrificación genera más prosperidad en la economía local.

Están surgiendo nuevos mecanismos de financiación como la microfinanciación, el microleasing, el crowdfunding y plataformas móviles de pago por uso, entre otros. Estos nuevos enfoques significan que los stakeholders financieros asumen un riesgo menor al invertir en el acceso a proyectos de energía. Los nuevos consumidores de energía reciben servicios de energía solar a bajo coste, por ejemplo, y tienen más efectivo disponible para pagar sus facturas de energía. Al automatizar los procesos de facturación y cobro, los stakeholders corren mucho menos riesgos de incumplimiento de pagos.

El círculo virtuoso de los sistemas de energía de microgrids, con menor CapEx y OpEx, ayuda a generar más ingresos para los proveedores locales de energía. Esto, a su vez, atrae más interés financiero que, posteriormente, permite un mayor acceso a la energía. Como resultado, la economía local comienza a crecer.

Este artículo está clasificado como:

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR