Centros corporativos: espacios para crear en un mundo complejo

Karla Quevedo, gerente comercial de Garnier & Garnier Desarrollos Inmobiliarios

La industria inmobiliaria, como muchas otras, ha cambiado radicalmente el paradigma sobre el cual se plantean los proyectos. En términos de espacios laborales, principalmente de centros corporativos, migramos desde la optimización de costos hacia el objetivo de que el lugar de trabajo apoye de forma contundente la estrategia corporativa y las metas planteadas para la operación.

Así, un gran centro corporativo no puede disociarse de las condiciones del entorno; de hecho, se nutre de él. Un complejo de oficinas no será viable en un país con una inestabilidad creciente. Tampoco pueden ser ajenos a sus comunidades. En Garnier & Garnier tomamos la interacción de nuestros proyectos con su entorno como un aspecto fundamental. Buscamos una sana convivencia con las comunidades aledañas, pero también exploramos cómo podemos aportarles valor y generar impactos positivos.

Sobre el tema: ¿Están los CEOs de la industria inmobiliaria perdiendo la oportunidad tecnológica?

Estamos convencidos de que podemos crear valor en armonía con el ambiente y por eso, en proyectos como el Centro Corporativo El Cafetal y en Zona Franca La Lima, contamos con la certificación LEED, e incorporamos elementos de diseño que nos permiten mejorar el uso del agua y la luz natural.

Sin embargo, la variable más importante son las personas. Un gran centro corporativo debe estar pensado con la gente como columna vertebral de las decisiones. Un ejemplo claro son los tiempos de traslado entre el hogar y el trabajo, que son una parte esencial en el día a día y tienen un fuerte impacto incluso antes de iniciar la jornada.

Además: ¿Cuál ha sido la transformación en centros comerciales durante los últimos años?

Luego, cabe preguntarse si las instalaciones potencian la productividad, la toma de las mejores decisiones, la creatividad, la concentración y todo aquello que la organización espera. Es importante hacer un análisis profundo y serio para contestar esta pregunta: ¿qué puede aportarle el espacio a la gente? No hay dos organizaciones que funcionen igual, ni soluciones que apliquen de la misma manera. Pensarlo así pasa por alto que cada empresa está conformada por seres humanos y que son dinámicas, que evolucionan con el tiempo. La organización de ayer es diferente a la de mañana y los espacios de trabajo deben responder a esto.

Una vez que entendemos lo que las organizaciones esperan de las personas y cómo el espacio físico impacta en ellas, podemos conceptualizar cómo integrar todas esas necesidades en un proyecto.

Lea: Segunda etapa del proyecto El Cafetal en Costa Rica estaría lista en 2020

Un complejo de oficinas corporativas, además de estar bien ubicado, cercano a los centros de población que disponen de talento, es indispensable que cuente con excelentes servicios públicos y tecnológicos. Además, que ofrezca una experiencia de trabajo fluida.

Los espacios de trabajo se deben diseñar en función de las tareas que en ellos se van a realizar. Por ejemplo: se busca la privacidad o que los equipos de trabajo puedan interactuar de forma adecuada para estimular la creatividad y buscar soluciones innovadoras. O se desea que las personas cuenten con espacios dedicados a diversas tareas, en momentos distintos del día. Los edificios deben ser capaces de responder a múltiples requerimientos.

Le interesa: La sostenibilidad es un aspecto no negociable para Garnier & Garnier

Otra pregunta fundamental es: ¿cuentan las personas con la oferta comercial que requieren? ¿es cercana o distante? ¿cómo se puede complementar? También hay que analizar si contamos con hoteles, aeropuertos y autopistas que permitan que la experiencia sea óptima, no solo para quienes trabajan a diario allí, sino también para quienes visitan.

Los centros corporativos adaptados a las exigencias actuales toman muy en cuenta los espacios de esparcimiento y ejercicio. Zonas verdes, quioscos al aire libre, gimnasios y similares han probado ser elementos muy apreciados por los colaboradores. Estos ayudan a liberar la mente, disminuir el estrés y mejorar la salud y, en consecuencia, generan un mayor rendimiento laboral.

Sobre el tema: Sector de oficinas crece a buen ritmo en la región

En resumen, hoy un complejo de oficinas es mucho más que un espacio físico. Es un elemento crucial que las compañías analizan como un catalizador de productividad, bienestar y creación de valor en un mundo cada vez más complejo.

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR