Consideraciones de salud en la infraestructura del transporte

Por: Henry Hernández Vega, ingeniero de la Unidad de Seguridad Vial y Transportes del Programa de Infraestructura del Transporte del LanammeUCR

Es innegable el efecto de la infraestructura del transporte en la calidad de vida de la población debido a que el sistema de transporte brinda posibilidades para la satisfacción de necesidades y tiene un impacto directo en la competitividad de nuestros pueblos.

Usualmente, se ha pensado que al construir nueva infraestructura se mejora el flujo vehicular y la seguridad del tránsito, se reduce la cantidad de recursos destinados a cada viaje, se potencia el crecimiento económico y se brinda una mayor accesibilidad; además, se ha pensado que un sistema de transporte debe de gestionar, de la mejor manera posible, el movimiento de personas y bienes considerando la seguridad, el confort, la conveniencia, la economía y el ambiente.

Sin embargo, la salud no se ha considerado de una manera sistemática en la evaluación de proyectos de infraestructura vial, ni en la evaluación de políticas de transportes, a pesar de que el sistema de transporte puede afectar la salud de la población, tanto de una manera positiva como negativa.

Lea además: Guanacaste: de las mejores zonas de aprovechamiento solar

Por ejemplo, la promoción de la movilidad activa, el caminar o viajar en bicicleta, puede estar asociada a menores niveles de sobrepeso. Esto es de gran relevancia, ya que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la inactividad física es un importante problema de salud púbica. Además, las personas activas reportan menos síntomas relacionados con la ansiedad, angustia o estrés emocional y presentan mejoras en los patrones del sueño.

La evidencia científica ha encontrado que al utilizar el transporte público se reducen las posibilidades de padecer obesidad, mientras que las personas que manejan hacia su trabajo tienen niveles de actividad física menores a los recomendados. La promoción del transporte público, al utilizar menos espacio por pasajero cuando es comparado con el vehículo particular, también genera importantes beneficios en cuanto a la reducción de la congestión, al también minimizar las emisiones promedio por pasajero.

transporte

Al considerar las mejoras en la calidad del aire, además de privilegiar fuertemente el caminar, el uso de la bicicleta, y el transporte público, es necesario generar políticas públicas que promuevan el transporte eléctrico. La implementación de medidas integrales tiene un impacto positivo en la población, y evidentemente en el ambiente al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Puede leer: El rol clave de los equipos de energía en la industria de TI

Un estudio reciente de la Comisión Económica para América Latina (Cepal) indica, por ejemplo, que un plan de mejora de calidad del aire en el Gran Área Metropolitana de Costa Rica (GAM), podría reducir más de 200 muertes al año, generando beneficios superiores a los US$100 millones anuales. El mismo informe indica que mejoras en la calidad del aire reduciría los casos de bronquitis crónica, crisis asmáticas, y la cantidad de ingresos hospitalarios por casusas respiratorias y cardiovasculares.

En los últimos años, se han ido desarrollando metodologías llamadas evaluaciones del impacto en la salud (Health Impact Assessmments) que han sido aplicadas a diferentes proyectos, incluyendo a los de transporte. Estas evaluaciones tienen el fin de examinar de una manera estructurada las implicaciones, tanto positivas como negativas, de los impactos de la salud en diferentes iniciativas; permitiendo así, la generación de estrategias para gestionar los efectos de los proyectos. En ciertos casos las recomendaciones de los informes pueden mejorar los resultados y minimizar los efectos adversos en términos de salud.

Debemos reconocer el impacto significativo que tiene el desarrollo del uso del suelo en los patrones de movilidad en nuestras ciudades. Ciudades dispersas con crecimiento horizontal, promueven una mayor dependencia del automóvil, así como un aumento de las distancias y tiempos de viaje.

Más: Academia BIM+, el enfoque adecuado para los profesionales de la construcción

Muchas ciudades han promovido el desarrollo orientado al transporte público, donde se generan usos de suelo densos y diversos en las cercanías de los corredores troncales de transporte público, permitiendo que la población pueda tener un acceso a sus diversas necesidades que se encuentran en las cercanías del corredor de transporte público. Por lo que la gestión del uso del suelo tiene un rol fundamental en los patrones de viaje de la población.

tren

También podríamos preguntarnos si el sistema de transporte brinda las mismas oportunidades a todos los usuarios, con el fin de generar un sistema equitativo para todas las personas. Es necesario pensar en la calidad de los desplazamientos en términos de disfrute del viaje, nuestras ciudades deben ser cada día más humanas y amigables con la población para que las ciudades puedan ser disfrutadas cada día más y que los traslados también se conviertan en experiencias cada vez más agradables.

Además, el implementar medidas de tráfico calmado, principalmente en zonas con gran cantidad de peatones y ciclistas, puede ser una medida efectiva para reducir la cantidad y la severidad de las colisiones de tránsito. La incorporación de visiones no tradicionales a los procesos de planificación y gestión de proyectos de infraestructura podría enriquecerlos significativamente generando un beneficio mayor a la sociedad.

Le puede interesar: ¿Por qué es importante el Integrador Maestro de Sistemas Especiales en construcciones complejas?

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR