Construcción vertical: un aporte a la sostenibilidad urbana de Costa Rica

Por la arquitecta Vanessa Santana, gerente técnico Grupo Furoiani

Esto va de la mano con la oportunidad de no solo crear espacios habitables sino también de crear inmuebles de uso comercial, hoteleros, hospitalarios y demás servicios; dando una enorme oportunidad para mejorar la disposición de las ciudades. Si a ésto le sumamos las herramientas tecnológicas que permiten construir edificios con criterios sostenibles mucho más altos y ecológicos, además de brindar una mayor concentración de población en una menor huella de terreno, estaríamos hablando de una tendencia que ha llegado para quedarse.

Durante muchos años se ha pensado que los edificios altos en medio de las ciudades podrían perjudicar el paisaje e incluso modificar su entorno, y probablemente fuera cierto, sin embargo,  hoy en día, los avances técnicos, los estudios e investigaciones en arquitectura y diseño, permiten repensar estos espacios habitacionales con el objetivo de crear lugares en donde se aloje mayor cantidad de población por metro cuadrado, respetando el paisaje, entorno y por sobre todo, brindando un aporte importante para la sostenibilidad urbana.

Además:  Medio Oriente domina la construcción en altura del mundo

Hace 30 ó 40 años las personas solían elegir sus casas por el tamaño, ese era un dato decisivo para un comprador, pero actualmente, se están tomando en cuenta otros factores como por ejemplo: la ubicación, las condiciones de seguridad y la posibilidad de acceder a una mejor calidad de vida.  La gente busca acceso a diversidad de ambientes, como áreas de juegos infantiles, espacios para hacer ejercicio (cubiertos y al aire libre) y lugares para reuniones familiares. Todas de fácil acceso y que contribuyan a generar un impacto positivo en sus vidas.

Hay datos y estudios que nos permiten creer que la ciudad de San José es un sitio ideal para la construcción vertical en altura. Si tomamos en cuenta los datos del Colegio Federado de Ingenieros y de Arquitectos de Costa Rica (CFIA) nos encontramos con que si bien la construcción vertical en San José mostró su pico de crecimiento en el 2016, la tendencia en alza se mantuvo durante el 2017 principalmente en torres de edificios de entre 10 y 14 pisos.

El CFIA anticipa que se espera terminar el 2018 con una cifra cercana a los 10,5 millones de metros totales construidos en el país, lo que se representaría en un rango de crecimiento del 3% promedio con respecto a la cantidad de metros cuadrados registrados en 2017. Además, la construcción central del cantón de San José representó ese año el equivalente en construcción a 31 cantones del resto del país; divididas en un 41% habitacional, 30% comercial y 8% urbanístico de los cuales un 61% fue obra nueva y un 16% remodelación.

También:  ¿Por qué no aumentan las construcciones en altura en Nicaragua?

A estos datos hay que sumarle el aporte de colegas y expertos que consideran que la ciudad de San José cuenta con las características de clima, recursos naturales y agua necesarias para poder desarrollar ambientes sostenibles. Entre las zonas que tendrán mayor y mejor crecimiento se encuentra Sabana Norte, un centro importante dentro de la ciudad debido a su gran entorno verde, su oferta de entretenimiento y gastronomía, y por supuesto, la accesibilidad que permite estar a un paso de todo. Desde el Grupo Furoiani Obras & Proyectos, elegimos justamente esta zona de la ciudad para construir Iconnia, nuestro primer proyecto habitacional a nivel internacional, y lo hicimos porque los estudios nos han demostrado que  sus vías de acceso, entorno verde, vistas y oferta urbana permitían realizar el proyecto dentro de un marco sostenible.

Para un diseño acorde al entorno, se deben tener en cuenta criterios importantes a la hora de estudiar los factores que intervienen en el mismo: buscar la mejor orientación de la edificación teniendo en cuenta el asolamiento, los vientos, la geografía y así poder ahorrar recursos naturales durante su fase de construcción y a lo largo de su vida útil disminuyendo la huella de carbono; construir con materias primas eco-eficientes originarias de la zona para disminuir el impacto de transportación y generar el mínimo de residuos y contaminación posible en todas las fases del proyecto. No debemos olvidar, contar con un diseño de edificación que prevea las necesidades actuales y futuras de los usuarios y del entorno y el utilizar el mínimo de huella del edificio posible y que ésta a su vez pueda integrarse al ambiente natural.

Además:  Los cinco edificios que dominan la altura en Costa Rica

Otras acciones que se pueden tener en cuenta en sostenibilidad urbana al momento de construir, es utilizar materiales de impacto neutro para el medio ambiente, o la creación de jardines verticales en las zonas de parqueo o vegetación y paneles solares en las terrazas, como estamos haciendo en Iconnia.

 Pensar que en un futuro no muy lejano los habitantes de las ciudades podrán vivir “en las alturas” ya es más realidad que fantasía. La tendencia mundial ya está en el país y en las grandes constructoras internacionales que eligen invertir en Costa Rica alineadas con los objetivos de la agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR