Estas son las tecnologías claves para diseñar edificios del futuro

Luis Alfaro, Offer Manager de Schneider para Centroamérica

El rápido avance tecnológico permite hacer nuestras actividades y estilo de vida cada vez más austero, al menos en lo que al consumo energético se refiere, y ha traído una amplia gama de opciones para hacer de nuestros hogares estructuras automatizadas, eficientes e inteligentes.

No se habla de descubrimientos nuevos, sino de tecnologías que han venido evolucionando por décadas, pero que han aumentado el ritmo recientemente. Una de las áreas más activas hoy es la automatización de edificios, en la que los desarrolladores apuestan por sistemas complejos automatizados y arquitecturas novedosas que sean capaces de conectar todas las capas, al mismo tiempo que generan y procesan datos para optimizar su funcionamiento y solucionar problemas.

Una de las principales ventajas que se encuentran en los más recientes avances tecnológicos, es que permiten instalar una base que se puede complementar poco a poco, un sistema al que se le suman piezas compatibles entre ellas y con un software general que permite la comunicación entre todos sus niveles. Ese es el caso de diferentes plataformas, que manejan una arquitectura de sistemas abierta e interoperable, habilitada con Internet de las Cosas (IoT), que proporciona valor mejorado alrededor de la seguridad, fiabilidad, eficiencia, sostenibilidad y conectividad.

Descargue este whitepaper: 8 claves que debe conocer antes de desarrollar un edificio inteligente

El objetivo es la integración de herramientas de innovación en todos los niveles para obtener la información y datos de todo lo que ocurre en el edificio, pero que además se analicen y sean provechosos para la toma de decisiones. Esta tecnología garantiza buenas prácticas en edificaciones inteligentes, ya que recopila datos de cada movimiento que se hace dentro de las instalaciones para procurar el mayor nivel de seguridad de sus habitantes.

En este sentido, es importante que se incluyan las previstas necesarias en diseños y planos de nuevas obras, que aseguran una base compatible con estas nuevas tecnologías. Entre las áreas más básicas está la infraestructura de cableado, indispensable para la interconexión de sistemas y el soporte adecuado para la transmisión de energía o datos.

En un edificio automatizado, sea residencial o comercial, generalmente se integran cinco sistemas, el sistema de gestión de energía, control de iluminación, el sistema de seguridad y control de acceso, incluyendo un CCTV (Close Circuit Television), el HVAC (Heating, ventilating and air conditioning) y la alarma de incendio.

También: ¿Cómo serán las ciudades en el futuro?

Para que estos sistemas puedan evolucionar, es necesario instalar un centro de comunicaciones que funcione como conexión central para el cableado principal y punto de partida para las rutas de cables a todos los sistemas de automatización.

Hay que poner atención también a la infraestructura en la que se instale el cableado, que sean ductos del tamaño adecuado y protegidos contra la humedad y el calor para evitar accidentes, facilitar su mantenimiento y garantizar una vida útil larga.

Control de acceso: protección para usuarios y datos

Tanto a nivel residencial como empresarial, los sistemas de seguridad son el punto más crítico de la automatización, pues implican el resguardo de bienes preciados y el control de movimientos a su alrededor.

El control de acceso electrónico ha venido a facilitar la circulación por las diferentes áreas de un inmueble, resolviendo problemas que generaban las llaves y cerrojos mecánicos, pero sobretodo, permitiendo tener una visión general y un registro de cada movimiento de sus usuarios.

Esto le puede interesar: ¿Cuáles son las tecnologías que hacen eficientes a los complejos de uso mixto?

Hoy el control de acceso cuenta con muchas opciones, desde tarjetas de identificación, registro biométrico o bien desde aplicaciones móviles, pero lo más importante es integrar los sistemas de seguridad con herramientas de visibilidad de toda la infraestructura y su correcto funcionamiento.

Estas herramientas permiten detectar intrusos, video-vigilancia, administración de la base de datos de identificación y detección de riesgos. Además, la información recopilada de todas esas funciones es procesada y traducida en insumos para ayudar a la toma de decisiones efectivas en casos de emergencia.    

Una apuesta por el planeta

Los edificios inteligentes también son verdes. La automatización permite que se utilicen ciertos recursos solo cuando realmente son necesarios, así tendrán períodos en que se apaguen o bajen su funcionamiento para no consumir energía. Esto genera un ahorro económico importante, pero también disminuye la huella de carbono.

Vea también: ¿Cómo la dómotica ha cambiado la forma de construir?

Hoy, los sistemas que más se implementan son los relacionados a control de iluminación y aires acondicionados, pero también empezamos a ver otros relacionados con el monitoreo de la calidad de energía y su administración, que permiten mejorar el factor de potencia y dividir el consumo proporcionalmente entre diferentes habitantes de un inmueble.

Cuando se construyen edificios nuevos, generalmente se incorporan sistemas inteligentes o bien las previstas para poder integrarlos poco a poco. Sin embargo, aun hay un gran reto en la remodelación de edificios antiguos, que tienen altos niveles de consumo energético y por ende son menos eficientes.

Industria, empresas, comercio y ciudadanos, todos comparten una gran responsabilidad: consumir menos recursos manteniendo las actividades y la productividad e inclusive aumentándolas.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR