Estas son las consideraciones para implementar la movilidad en Costa Rica

Ing. José David Rodríguez Morera, miembro del Programa de Infraestructura del Transporte del LanammeUCR. Áreas de trabajo: gestión de infraestructura, redes viales, políticas públicas e instituciones de infraestructura y transporte.

Dado que el enfoque ha avanzado hacia el concepto de movilidad y ha dejado atrás el foco de atención sobre el vehículo, los planes de transporte también se han transformado hacia planes de movilidad. Es decir, el enfoque es la movilización de personas (o carga, cuando el tema principal es del ámbito logístico) en lugar la movilización de carros. Por esta razón, las aceras y por supuesto, las ciclovías, tienen cada vez una mayor consideración en estos planes.

Sobre el tema de la planificación, Costa Rica cuenta con una amplia lista de planes que se han elaborado y no se han ejecutado desde la década de 1990. Esta seguidilla de planes y su posterior “congelamiento” calza con el inicio de la época de mayor de debilidad institucional, la cual proviene de varios factores como la ausencia de inversión producto de la crisis económica de la década de 1980 y, por ende, de la pérdida del músculo técnico y administrativo.

Además: ¿Qué realiza Costa Rica para mitigar los problemas de movilidad urbana?

El éxito de un plan de movilidad no está puesto solamente en crear esa hoja de ruta. Su éxito está puesto en poder ponerlo en marcha y transformar la realidad. En ese sentido, los planes deben de enmarcarse en una estrategia que identifique barreras y que defina la manera para superarlas. De forma general, para el caso de Costa Rica y sin pretender ser prescriptivo en el análisis, podrían considerarse al algunas barreras como las técnicas, sociales, financieras e institucionales y políticas.

Barreras técnicas: A través de análisis técnicos, se deben desarrollar las opciones que mejor se adapten. Por ejemplo, en materia sistemas de buses con carriles exclusivos (tipo Bus Rapid Transit -BRT-)se escucha oposición debido al espacio en las calles. Existen soluciones como hacer que el tiquete o tarjeta se valide dentro de la unidad, lo que eliminaría la necesidad de tener “zonas pagas”, demandando menor espacio.

También: Esto le sucede a Costa Rica en materia de movilidad en el GAM

Tal como lo han señalado expertos como Agüero (PRODUS-UCR), será fundamental eso sí, implementar sin dilación el pago electrónico y la integración tarifaría desde el punto de vista de los proveedores del servicio. En cuanto al transporte ferroviario,debe haber continuación del proceso de modernización. Especial atención requerirá la estructuración del proyecto del Transporte Rápido de Pasajeros (TRP) que ha propuesto Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer) y sus características técnicas.

Barreras sociales: La ineficiencia del sistema de transporte público expulsa usuarios de buses hacia el vehículo particular. Además, existen incentivos financieros y culturales hacia la compra de automóvil privado. Estas situaciones han favorecido el aumento de la flota vehicular con crecimientos anuales en promedio de un 10% en la década pasada .

Otra consideración importante es una adecuada comunicación. El ejercicio del carril exclusivo en Tibás ha dejado lecciones importantes acerca de este tema y el trabajo previo con los actores involucrados. La comunicación es fundamental pues la priorización del transporte público y otros medios como la bicicleta es al final un cambio cultural.

Además: Movilidad urbana: Un problema compartido por la región

Barreras financieras: en el caso del transporte público, éste no ha contado con una fuente permanente de recursos como lo ha sido el impuesto al combustible con destino específico para financiar las obras viales. Por otra parte, el tipo de proyectos como el TRP y las estaciones intermodales que unan las rutas sectorizadas de autobuses con el futuro tren, deberán explorar otras alternativas como las Alianzas Público-Privadas.

Barreras institucionales: este punto es crítico para implementar y operativizar mediante planes cualquier política en materia de transporte, infraestructura y movilidad. Es decir, es en las instituciones donde reside el gran “cómo” que la ciudadanía ha reclamado en la oferta política y electoral. Un ejemplo de esto es el anterior punto sobre las Alianzas Público-Privadas, ¿Está el Consejo Nacional de Concesiones en capacidad de echar a andar un proyecto como el TRP o similar?

Barreras políticas: Tradicionalmente se ha señalado el cortoplacismo con el que los tomadores de decisión han actuado, cambiando los proyectos en cada administración y devolviendo a cero procesos complejos y onerosos. Otro aspecto por superar es la visión “compartimentada” en el planteamiento de las soluciones. Los problemas de movilidad son también de ordenamiento territorial, urbanismo, salud pública, economía y ambiente.

También: Los problemas que poseen algunos países de la región en materia de movilidad

Afortunadamente, en materia política Costa Rica cuenta con el “Acuerdo Nacional”, un proceso político donde participaron todos los partidos políticos de la Asamblea Legislativa. En este acuerdo, se incluyó un capítulo dedicado a Infraestructura y el Transporte donde hubo acuerdos unánimes sobre proyectos y políticas. El Acuerdo Nacional, como cualquiera en política, no es perfecto ni exhaustivo. Sin embargo, es un primer paso importante para obtener apoyo a la visión de largo plazo requerida.

El contenido técnico específico de un plan de movilidad puede ser definido apoyándose en guías y en experiencias de países que han sido exitosos y que han fracasado (de ambos se aprende). Sin embargo, la viabilidad de la implementación descansa en el análisis de las posibles barreras que enfrentará, algunas de ellas analizadas acá.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR