¿Cómo han evolucionado los medidores? Sus retos y desafíos

Emanuel Castro, Ingeniero de Itecna

En Costa Rica, una gran cantidad de los medidores con los que contamos son electromecánicos, los cuales se crearon en su momento para satisfacer la necesidad de contar con información para registrar la energía que la gente consumía y darle un valor para cobrar ese consumo.

Conforme ha pasado el tiempo, la tecnología ha intervenido en la mejora de los alcances de la labor de estos, ofreciendo distintas alternativas, algunas tan modernas que implican incluso que el consumidor esté más informado y sea más pro-activo.

Los primeros medidores cumplían la labor básica, pero una vez que avanzaba su uso, presentaban problemas en las partes mecánicas, con afectación en la medición y además, algunos usuarios se pasaron de listos y comenzaron a manipular las partes para que no les registrara el consumo real.

Además:  Cooperativas de electrificación en Costa Rica se modernizan con medidores eléctricos

Buscando soluciones más modernas y acordes con las necesidades del ser humano y de las empresas distribuidoras, se avanza a medidores electrónicos o de estado sólido, para luego buscar alternativas que permitan una lectura automatizada y no una casa por casa, que implica una inversión mayor de tiempo y de recursos.

Es así como se da el paso hacia la Automatic Meter Reading (AMR) o lectura de medidor automática, que se convirtió en un buen intento en la búsqueda de mayor eficiencia en las lecturas, pero igual no alcanzó para satisfacer totalmente el espectro de necesidades.

Para mediados de la década del 2000 se inicia a trabajar con medidores de los ya denominados inteligentes y sistemas AMI (Infraestructura de Medición Avanzada), los cuales brindan una mejora sensible en las comunicaciones, permitiendo no solamente generar datos de lectura sino que pueden ser interrogados y otorgar datos extra, necesarios para una mejor administración del consumo.

También: Las claves para optimizar el uso de los medidores en proyectos

La evolución continúa y para resolver lo desafíos del momento se pasa a la etapa del Smart Grid, donde el medidor empieza a tener aún más funcionalidades, con comunicación en doble vía y una mejora significativa en la estabilidad de las mismas. Permite así lecturas del nivel de tensión del abonado, el perfil de carga del usuario, la empresa distribuidora puede obtener datos de la mayor hora de consumo, entre otros, pero se arrastra el problema de que mucha de la información no se procesa o no se tenía la forma de gestionarla.

A partir de este momento, se pasa de Smart Grid a una tercera generación conocida como redes activas. Ya no se trata solamente de un medidor inteligente, sino que estamos frente a un aparato de múltiples funcionalidades, donde la medición es solamente una de las aplicaciones de todas las que puede llevar a cabo.

Se tiene aprendizaje de máquina a máquina y capacidad de toma de decisiones sin intervención de personas; cuenta con una capacidad de procesamiento más desarrollado, un análisis más preciso, y abre el espacio para tomar acciones y decisiones basados en la información. Presenta además un desarrollo más amplio en las comunicaciones y un mayor procesamiento de datos, no se busca solo recibir una gran cantidad de datos, sino procesar datos correctos.

Además: Tecnológicas y auto sostenibles, así serán las ciudades del futuro

Las nuevas generaciones de medidores amplían su espectro de facilidades. En la parte eléctrica hay bastantes funcionalidades, análisis de tensión, parámetros de calidad, detección de cortes de tensión, detección de hurto, gestión de carga de transformadores, sin dejar atrás el hecho de que todos los medidores residenciales por defecto tienen corte y reconexión remota, entre otros.

Se involucra también al cliente, con una participación más activa desde un portal en el que puede revisar información acerca de sus hábitos de consumo, controlar, y monitorear por ejemplo a qué horas o días de la semana consume más, lo cual dispara otros aspectos informativos de interés en la forma en que puede aprender a gestionar su consumo y que eso se vea reflejado en la parte económica.

Recordemos siempre que la tecnología no es buena si no es funcional para todas las personas, hacia eso seguimos avanzando, paso a paso, en materia de medidores.

 

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR