¿Cómo se puede facilitar la reinversión de las remesas en la región?

Marco Guirola, presidente de The Pagadito Group

En cifras, el atractivo que ofrece el flujo de remesas es enorme. Pese a que hace algunos años el crecimiento de los envíos de dinero de los inmigrantes a sus países de origen se desaceleró, en 2016 tuvieron un significativo repunte.

Guatemala y El Salvador rompieron récord. El primero registró el mayor monto de remesas familiares en los últimos 15 años, con US$7.159 millones recibidos; mientras que El Salvador obtuvo US$4.575 millones, la suma más alta en los últimos 10 años y unas nueve veces la inversión privada estimada en la industria de la construcción.

Es evidente que la posibilidad de convertir a las remesas en un motor de desarrollo sin igual sigue latente, pero la realidad es que la mayor parte de ellas sigue destinándose al consumo de bienes para satisfacer necesidades básicas y no tan básicas de las familias, quienes en diversos estudios afirman que las usan para alimentos, atención médica, entretenimiento, ropa, automóviles y telefonía, entre otros.

Además: Nuevas formas de hacer negocios inmobiliarios

Frente a un panorama internacional que no es el más prometedor y ante el eminente cambio generacional de centroamericanos residentes en el extranjero, cuyos hijos nacieron lejos de sus tierras, no podemos seguir esperando para hacer realidad el discurso. Este es el momento para atraer las remesas a la inversión en capital fijo. Probablemente no habrá otro.

El poder de la innovación

Hay señales que nos indican que es posible hacer crecer la inversión de las remesas en sectores como la construcción. Por ejemplo, el año pasado, estas financiaron el 13,7% de la inversión en capital fijo en Guatemala, principalmente en el rubro de construcción de residencias.

Asimismo, diversos estudios indican que muchos centroamericanos preservan el sueño de volver a casa para disfrutar los frutos de una vida de trabajo. Sin embargo, adquirir una vivienda o un inmueble en el país de origen no les parece tan fácil, pues requiere de la articulación de operaciones que van desde pasar largos minutos en una lejana agencia bancaria hasta un envío de dinero al país de origen.

También: Innovación: cobrar y pagar por correo electrónico

Constructores con experiencia de ventas en Estados Unidos confirman que, a menudo, el hecho de efectuar el pago por los medios tradicionales burocratiza la operación y desencanta no solo a los compradores, sino a los desarrolladores.

No obstante, la evolución tecnológica está del lado de quienes tienen como meta comercializar sus proyectos entre los millones de centroamericanos residentes en ese país.

Internet ha transformado la interacción con la diáspora en todos los sentidos. Desde lo informativo, hasta lo social y familiar. El siguiente paso es usarla para transformar la forma en que los centroamericanos hacen llegar sus aportes económicos a la región, así como para darles más poder de incidencia y decisión en el destino de estos.

 

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR