Tramitomanía obstruye motores en construcción

Si bien, una obra de construcción, sin lugar a dudas, causará un impacto ambiental, social, económico y legal, sería iluso aducir que tomar en cuenta estas aristas es complejizar aún más los trámites. Debido a que temas como la escasesde agua potable en comunidades, la marginalidad de desarrollo urbano, la dificultad en la recolección de tasas e impuestos municipales, y la ausencia de seguridad jurídica de la inversión; podrían evitarse al pasar de la tramitomanía a la tramitología eficiente.

Además: ¿Es el tren eléctrico la solución de movilidad para Costa Rica?

La Academia Centroamericana a solicitud de la Cámara Costarricense de la Construcción (CCC), realizó un estudio, el cual fue publicado en 2018, donde indicó que los principales retrasos antes de ejecutar una obra consisten en:

  1. Irrespeto de plazos e inseguridad jurídica.
  2. Duplicidad e intromisión institucional.
  3. Politización y condicionamiento por infraestructura.
  4. Discrecionalidad y desproporcionalidad.
  5. Falta de estandarización y claridad de requisitos.
  6. Temor, desconocimiento y abuso de lo ambiental.

Importante: Construcción de vivienda en Costa Rica contará con trámites más ágiles

Según este informe, el sitio donde se vuelve más palpable la tramitomanía es en la cobija de los gobiernos locales.

Las plataformas digitales de Asistente de Proyectos de Construcción (APC) y Asistente de Proyectos de Topografía (APT), son utilizadas únicamente por 37 municipios de los 81 existentes.

El CFIA se ha manifestado diciendo: “Desde nuestro colegio profesional, hemos trabajado en desarrollar procesos de tramitación 100% digitales, a través de nuestras plataformas APC y APT. Sin embargo, esto es apenas un comienzo sobre el avance en el tema de mejora de trámites, deben generarse cambios urgentes” indica el Ing. Steven Oreamuno, Presidente del CFIA.

Lea: ¿Cuál es el estado de los trámites de construcción en Costa Rica?

El gobierno central ha entrado en negociaciones con los gobiernos locales para lograr la estandarización de requisitos, trazabilidad de las gestiones y una simplificación de trámites, mediante instituciones como el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), el Ministerio de Vivienda y Asentamientos Humanos (MIVAH) y el Ministerio de Industria y Comercio (MEIC) en aras de potenciar la economía nacional y local.

Se vislumbra, entonces, que la postura del BID en el informe Fin del Trámite Eterno: Ciudadanos, Burocracia y Gobierno Digitales, la más atinada a rectificar la problemática de la tramitomanía: “Los trámites digitales pueden solucionar muchos de los problemas de las burocracias modernas: son más rápidos (un 74% en promedio), más baratos de prestar (cuestan entre el 1.5% y el 5% de lo que cuestan los trámites presenciales) y menos vulnerables a la corrupción”.

Este artículo está clasificado como: , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR