Centroamérica lucha por aguas negras mejor tratadas

Editorial Construir

El istmo renovó e invirtió en su sistema para tratamiento de aguas negras. De esta manera, se pretende disminuir la contaminación ambiental.

Por: Laura Chavarría A.

El creciente número de habitantes de Centroamérica fue inimaginable para cuando instalaron las primeras plantas de tratamiento de aguas negras. Llegó a ser un problema ambiental en todos los países, ninguno logró escapar. Sin embargo, gradualmente el istmo logró modernizar y cumplir con las necesidades de la población.

Costa Rica se coronó como el principal país con la planta de tratamiento más grande. La planta Los Tajos (PTAR) tiene la capacidad de tratar un caudal de 2.8 por segundo. Logrando con esto tener la más eficiente del istmo.

Con una población de 6 millones de personas aproximadamente, El Salvador sufrió una creciente importante en las últimas décadas. Por lo que obligó al gobierno a modernizar la planta de tratamiento con 50 años de antigüedad.

Las nuevas plantas individuales se diseñaron específicamente para tratar caudales de 3 a 5 metros cúbicos. Por su parte, la plata principal logra tratar un caudal de 70.76 m3/día; representando el 82.08% del total de aguas residuales generadas en el recinto portuario.

No obstante, Honduras y Guatemala no se quedaron atrás. La necesidad de evitar contaminar su propio medio ambiente implicó sumas millonarias para poder modernizar y mejorar el sistema.

Lea también: Honduras: Construyen nuevo sistema de aguas negras

Los hondureños cuentan con dos plantas de tratamiento de aguas residuales, teniendo una inversión de US$39,9 millones. Este país utiliza para las aguas negras una tecnología de Lodos activados convencional y Reactores Anaerobios de Flujo Ascendentes (RAFA).

Mientras que Guatemala logra tener un tratamiento de aguas residuales clasificadas. La planta separa entre aguas grises o servidas, teniendo un proceso aerobio. La capacidad de ésta es de 1.000 y 15.000 galones.

En Nicaragua la planta de tratamiento está desde hace seis años. No obstante, recientemente la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (ENACAL) invirtió alrededor de US$106 millones para un mejor funcionamiento, teniendo así una mejor capacidad. Ahora podrá tratar 200.000 m3 por día.

Panamá cuenta con una de las plantas de tratamiento más nuevas de Centroamérica. En el 2013 se hizo una inversión de US$240 millones, para tener mayor eficiencia y tratar 2.200 litros de agua por segundo. En este momento, se está licitando el segundo módulo para duplicar la capacidad.

Tanto Costa Rica como Guatemala, Honduras y El Salvador han logrado mejorar en más de un 20% la utilidad de sus plantas.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR