Nuevo restaurante guatemalteco con ambiente asiático

Editorial Construir

La ejecución del proyecto se desarrolló en un año y cuenta con un diseño que integra la arquitectura latinoamericana con la asiática.

Por:  Lucía León, periodista

Con una inversión de US$500.000 el restaurante Ginger abrió sus puertas con la finalidad de ofrecer una opción gastronómica oriental ambientada en un restaurante diseñado por la ecuatoriana Adriana Hoyos.

El concepto combina las ideas de los inversionistas Rolando Pineda Lam y Edgar Archila Marroquín, quienes buscaban integrar la cocina de autor con un ambiente de privacidad.

Hoyos explicó que su objetivo fue reinterpretar el ambiente asiático desde una perspectiva latinoamericana. Para ello contó con materiales como el mármol rústico y pisos de porcelana con acabados de madera y cemento pulido. Además se trabajó con maderas guatemaltecas y papeles tapices con la certificación LEED.

Lea también: Good Hotel llega a tierra chapina

El enfoque para la selección de cada elemento se rigió de acuerdo a estándares de durabilidad y fácil mantenimiento. De acuerdo con Marroquín, director consejero de Ginger, el lugar es muy espacioso para no invadir las conversaciones y respetar la privacidad de cada cliente.

El restaurante tiene la capacidad de atender a 130 comensales y cuenta con diferentes áreas para la atención especializada y personal. Tiene dos áreas exclusivas, una de ellas con un balcón al aire libre para un evento especial.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR