Raúl Juárez Cestoni: Una historia de emprendedurismo y esfuerzo

Geraldine Varela

Lidera por segundo período el Colegio de Arquitectos de El Salvador (Cades), plataforma desde la cual encabeza propuestas de valor en busca de una arquitectura sostenible.

Originario del pueblo de Santiago de María, Usulután, ubicado al oriente de El Salvador, Raúl Juárez Cestoni sacó su carrera en la Universidad Politécnica y de a poco fue ganando experiencia en diversos trabajos. El primer proyecto fue como dibujante en el hospital de oncología, incluso recuerda haber trabajado hasta de bodeguero en ese lugar.

En 1995 decidió crear su propia empresa, sin tener un ingreso fijo, ese mismo año se casó e inició su emprendimiento. Logró algunos contratos internacionales y comenzó a trabajar como consultor externo para un grupo internacional y pese a que trabajaba desde el país, parte de su trabajo era viajar a otros países.

Esto es una pincelada de la historia del arquitecto Cestoni, una historia de emprendedurismo y esfuerzo que lo ha llevado a ostentar varios cargos dentro de gremios y asociaciones y este año 2018, reelegido para un segundo período como presidente del Colegio de Arquitectos de El Salvador (Cades).

Lea además: Ingeniera es la nueva presidenta del CFIA de Costa Rica

¿Cuáles considera que son los principales retos de los arquitectos en El Salvador?

Todo proyecto nace de una idea conceptual, sin esa idea a lo mejor los proyectos no serían funcionales. Esa idea bajo la creatividad de un arquitecto, bajo la sensibilidad que tiene un arquitecto del espacio creo que serían proyectos fracasados, la importancia de la arquitectura radica en eso, que todo espacio y todo concepto no solo debe de llevar la idea porque se ve bonito sino que el concepto debe girar sobre la persona, sobre el individuo, pensar qué es lo que le voy a dar al usuario para que pueda utilizarlo, circular, cómo se va a sentir en ese espacio, el espacio no es para usarlo, es para gozarlo.

Entonces, ¿cuál es el reto de la arquitectura? Uno de los grandes retos es lograr que estos conceptos hoy en día además se combinen con la sostenibilidad, es cómo hacer que los proyectos sean sostenibles en temas energía, de desechos, de basura pero también en el tiempo, incluso que los espacios sean multifuncionales. Ese es el reto que tenemos hoy en día, de crear espacios sostenibles, agradables y multifuncionales.

¿Cómo ve la enseñanza de la arquitectura? ¿Considera que los pensum de las universidades están actualizados con las nuevas demandas del mercado?

No. Como presidente del Colegio de Arquitectos he tenido que revisar planes de estudio de varias universidades y yo veo que la tendencia es a sacar profesionales del diseño, he quedado hasta sorprendido de ver como universidades han eliminado la materia de urbanismo, la cual es el paso que debemos de dar los arquitectos en la vivencia del espacio urbano, esto es parques, aceras, vías de acceso, vías de circulación vehicular, todo estos son conceptos que se deben tomar en cuenta para hacer los espacios vivibles y esta materia se está eliminando de las universidades.

Puede leer: “Me siento agradecida por muchos compañeros que han valorado mi esfuerzo”

¿Cuáles son las propuestas que ha liderado desde el Cades?

Desde el Cades hemos realizado algunas propuestas que han sido dadas a conocer de manera pública y vemos que han tenido buena receptividad. Por ejemplo, los Planes de Ordenamiento Territorial y ser un ente rector de los Planes de Reordenamiento, generando ideas para que los gobiernos locales o centrales las puedan adaptar. El gran problema es que los gobiernos todo lo politizan.

Desde la institución, hemos propuesto que los edificios que están dañados desde el terremoto de 1986, clasificados por el ente como rectos con bandera roja, es decir que ya no pueden ser habilitados, si los propietarios no los han intervenido en un período considerable de años, puedan pasar a ser intervenidos, es decir demolidos, por los gobiernos locales. Con esta medida buscamos que los privados intervengan sus propios inmuebles.

Otra propuesta que realizamos recientemente en una entrevista televisiva, fue la propuesta de que en el Paseo General Escalón se eliminaran todos los giros izquierdos con el propósito de mejorar la viabilidad, ahora usted ve que esto se hizo efectivo, eso nos indica a nosotros que nuestras iniciativas tienen eco, que son escuchadas y tomadas en valoración.

Más: “La construcción es la industria del bienestar humano”

¿Cómo ve el clima de inversión?

Considero que el clima de inversión en el país, en los próximos meses va a estar un poco apretado. Esto es un tema histórico, cuando hay elecciones, la misma incertidumbre de las elecciones genera incertidumbre. Creo que el otro año estaremos un poco contenidos, tendremos unos 10 meses con poca inversión, pero la confianza que pueda generar el próximo gobernante de este país es decisivo para las inversiones. Un buen clima de inversión se genera cuando hay normas claras y cuando la normativa alrededor de esa inversión no cambie.

¿Qué hace falta a nivel de normativas?

Hemos avanzado mucho en el tema. Recientemente se aprobaron normativas de la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador (Opamss) que ya incluyen los componentes sostenibles y estas premian a los proyectos bajo el no pago de impuestos por tener conceptos de sostenibilidad.

Esto mejora el clima de inversión, el otro lado de la moneda es que quiere potenciar la construcción vertical pero se suben los impuestos para el Índice de Edificabilidad y también se castiga la excavación y el Índice de Impermeabilización, entonces hay una contrariedad en estas normativas, se necesita revisarlas y que exista un común acuerdo para que en construcción vertical se pueda potenciar la vivienda para sectores medios y no solo altos.

Le puede interesar: “Preparar el edificio para el próximo sismo grande”, el reto de la sismoresistencia

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR