¿Sabe en qué consisten los disipadores y aisladores sísmicos?

Luis Fernando Arevalo

El uso de estos “dispositivos” en la actualidad se encuentra incursionando dentro de los sistemas de sismoresistencia en edificios y minimizan los daños de movimientos sísmicos.

El uso de nuevas tecnologías dentro de la industria de la construcción es algo cada vez más común y los avances han permitido integrar nuevos elementos estructurales que dan mayor seguridad a la obra y sobretodo apoyan a fortalecer los sistemas de sistemoresistencia para evitar daños por movimientos sísmicos.

En la actualidad se impulsa el uso de disipadores y aisladores sísmicos dentro de la construcción de edificios, los cuales permiten reducir los daños al momento de un sismo de magnitudes elevadas.

Además: Vivienda industrializada gana terreno en Guatemala

El Dr. Héctor Monzón, de la Asociación Guatemalteca de Ingeniería Estructural y Sísmica, explicó que el tema de diseño sismoresistente en el país ha avanzado en los últimos años  y que se ha convertido en un tema esencial en cualquier edificio.

“Hay lugares y situaciones en donde el uso de estos recursos (disipadores y aisladores),  se vuelve una necesidad, por ejemplo en hospitales que deben funcionar continuamente y minimizar los daños”, explicó.

Su aplicación en detalle

Este nuevo sistema se puede clasificar en dos grandes vertientes: disipadores y aisladores; ambos son dispositivos que deben acoplarse a la estructura del edificio en sus cimientos.

Lea: Torre Manatí: el primer rascacielos que se construye fuera de la Ciudad de Guatemala

Los disipadores de energía sísmica juegan el papel de recibir la carga del movimiento y distribuirla en toda la estructura para que no sufra daños. Mientras tanto, los aisladores separan la estructura del edificio del suelo y absorben toda la energía del sismo simulando un amortiguador.

Estos sistemas fueron catalogados por el Dr. Monzón como la quinta generación de tecnología de sismoresistencia en el país.

El tema fue abordado durante un conversatorio organizado por la constructora guatemalteca Qualicons y en donde el CEO de Grupo Mageba Internacional, empresa que impulsa el uso y desarrollo de los disipadores en la región, Carlos Méndez, explicó que la vida útil de estos dispositivos que se instalan en los cimientos del edificio es de por lo menos 60 años y soporta los movimientos sísmicos que le toqué vivir durante este tiempo.

Importante: ¿Cuáles son los avances de QUO en Guatemala?

Su impacto en la región

Según Méndez, existen en la actualidad alrededor de dos estructuras (una universidad y un puente), en Guatemala que ya cuentan con este tipo de dispositivos, pero dentro de la Ciudad en edificios aún no se utiliza esta tecnología y existen por lo menos cuatro en planificación y diseño.

Por otro lado, en El Salvador, ya se construyó el primer edificio con disipadores sísmicos.

También: ¿Cómo lucirá Burgó, el complejo de oficinas Wellness que se construye en Guatemala?

Méndez, explicó que al contrario de lo que se cree, el uso de disipadores sísmicos reduce el costo de un edificio en por lo menos 10%, por temas de inversión en concreto y cimientos que se reduce, tanto en nuevas estructuras como en edificios antiguos.

Este artículo está clasificado como: , , , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR