Tecnologías para el manejo de aguas negras en residenciales

Editorial Construir

Un estudio realizado en Guatemala por el Ministerio de Salud Pública, en donde ha sido práctica común la utilización de fosas sépticas seguidas por pozos de absorción, se detectó contaminación fecal en más de 1.000 pozos de agua potable (de cerca de 1.200 muestreados) dispersos a lo largo y ancho de la nación. Como consecuencia de ello, la mayoría de las fuentes de agua potable de Guatemala mostraron contaminación fecal.

Por: Ronald Calvo Zeledón, asesor externo de Durman Costa Rica

Para escoger o más bien seleccionar y definir cual es el tipo más apropiado para el tratamiento del agua residual en proyectos residenciales se deben de tomar en cuenta muchas variables que dependen mucho de la ubicación del proyecto como: topografía, tipo de suelos, disponibilidad de conexión al alcantarillado sanitario y disponibilidad de verter el agua tratada en un cuerpo receptor.

El cuerpo receptor puede ser el mar, un lago o un río o quebrada, estos dos últimos, según la reglamentación en algunos países de Centroamérica debe ser de flujo permanente.

Además: Tegucigalpa impulsa la licitación de dos proyectos de agua potable

En caso de que no exista un cuerpo receptor cercano y dependiendo del área verde disponible en el proyecto, el agua tratada puede ser reusada en un sistema de riego dentro de la propiedad, siempre y cuando la eficiencia del sistema de tratamiento seleccionado lo permita, y adicionando una desinfección final al efluente de la planta de tratamiento.

Para la solución sanitaria en casos de viviendas individuales, lo primero que se hace es considerar si se cuenta con disponibilidad de conexión al alcantarillado sanitario, que sería la condición óptima y obligatoria reglamentariamente.

 

También: Inicia construcción de planta de tratamiento de aguas residuales de Gracias, Honduras

En caso de que no se tenga este servicio público, se debe de escoger otra solución individual de tratamiento, que puede ser desde una fosa séptica tradicional, hasta una pequeña planta de tratamiento. Entre estas dos opciones lo que priva son las condiciones del terreno, en cuanto a área disponible y tipo de suelo.

Para un tanque o fosa séptica tradicional, se debe contar con área suficiente, no solo para ubicar el tanque, sino también elegir un área para ubicar los drenajes o el campo de absorción, para que en el terreno se pueda percolar toda el agua efluente del tanque.

Además: 9 pasos para el adecuado mantenimiento de plantas de tratamiento de aguas negras

En este caso el suelo debe tener características que ayuden a la absorción del agua, lo que se llama técnicamente una adecuada velocidad de infiltración. Cuando el terreno es muy impermeable como en el caso de suelos arcillosos, donde la infiltración es muy lenta, esta solución no es factible.

También algunos países tienen zonas restringidas o de prohibición para este tipo de sistema debido a la contaminación de los mantos acuíferos por efecto de la percolación de Nitratos, y más preocupante la contaminación fecal en pozos de agua.

Además: Conozca políticas en tratamiento de agua que implementa República Dominicana

En el caso que la solución de fosa sética no sea factible debe pensarse en una pequeña planta de tratamiento donde el efluente pueda ser reusado para riego de las zonas verdes. Esta solución se conoce como tratamiento in situ (tratamiento en el sitio).

En este caso se debe contar con un área verde suficiente para que el agua utilizada en el riego sea compensada con el efecto de evapotranspiración que es el que priva en estos sistemas. En otras palabras, es la cantidad de agua del suelo que vuelve a la atmósfera como consecuencia de la evaporación y de la transpiración de las plantas.

También: ¿Qué tecnologías aplica Guatemala en sistemas de tratamiento de aguas residuales?

En los países desarrollados se han venido implantando sistemas de tratamiento que puedan cumplir con ese nuevo concepto. Tratamiento en el propio predio. Se trata de verdaderos sistemas de tratamiento que garantizan eficiencias similares o mejores que las plantas de tratamiento de aguas municipales, más allá del 90%, que le permiten a cada casa disponer el agua en su terreno, ya sea en riego como se comentó antes, o drenajes en las áreas verdes, o bien disponerla sin problema en un cuerpo receptor.

 

Son muy compactas, fácilmente manipulables, que requieren de muy poca área. Sus ventajas se enumeran como sigue: diseño compacto, instalación y operación rápida y económica, bajos costos de operación y mantenimiento. Bajo consumo de energía eléctrica (80 watts), no produce malos olores, baja producción de lodos, calidad del agua para reuso, sin ruidos molestos y se puede construir en el jardín, garaje, cochera, debido a su diseño.

Además: ¿Cuál es la nueva tecnología para el tratamiento de aguas residuales?

Condominios y urbanizaciones

Por último, cuando se trata de conjuntos de viviendas tales como urbanizaciones y condominios, la solución es una planta de tratamiento colectiva, para el total de las unidades habitacionales de cada desarrollo habitacional. Aquí las condiciones que se deben analizar son: área disponible para la ubicación de la planta de tratamiento dejando los retiros del sistema de tratamiento en las colindancias de la propiedad, que exigen los reglamentos de cada país.

Normalmente de 10 metros de retiro en sistemas aerobios y generalmente mayores retiros si se trata de sistemas anaerobios. Además del área necesaria, se debe contar con un cuerpo receptor cercano que reciba el agua tratada o bien áreas verdes suficientes para reuso del agua tratada en un sistema de riego dentro de la propiedad.

También: Guatemala lanza modelo económico para tratamiento de aguas residuales

Otras consideraciones importantes son la dirección predominante de los vientos, la disponibilidad de electricidad trifásica, ubicar el sistema en lugares o zonas discretas, donde no haya mucha circulación de personas, y aprovechar la topografía del terreno para que el agua ingrese por gravedad a la planta de tratamiento, tratando de evitar en lo posible el uso de pozos o cárcamos de bombeo, y no depender de la energía eléctrica para que el agua llegue al sistema.

Para la escogencia del sistema se debe analizar la extensa oferta en el mercado, y decidir por aspectos tales como: el área a destinar para la planta, consumo de energía, respaldo y experiencia de la empresa,  así como el tipo de tecnología ofrecida, que haya sido ampliamente probada,con facilidad en la operación y mantenimiento;una adecuada solución final para los sub-productos del sistema que son el agua tratada, los lodos y posible producción de biogás.

Además: Hondureños invierten US$500.000 en plantas de tratamientos de agua y electrificación

Todo sistema de tratamiento en menor o mayor cantidad producen lodos. Hay que desconfiar de las empresas del mercado que anuncian que sus sistemas no producen este tipo de desechos, lo cual es técnicamente una aberración. Los sistemas aerobios son los más seguros en cuanto a la eficiencia y ausencia malos olores, y luego están las anaerobias que tienen más riesgo de generar malos olores, y con eficiencias de remoción de contaminantes un poco menores.

En el mercado las soluciones aerobias más conocidas, son los sistemas de lodos activados. También ha de lecho fijos como los biodiscos o de lecho móvil como los MBBR, que es una solución más reciente, eficiente y necesita de menos área. En cuanto a sistemas anaerobios podemos enunciar como los más conocidos, los reactores anaerobios de flujo ascendente (RAFA) y de manto de lodos como los UASB.

Este artículo está clasificado como: , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR