Tramitomanía le cuesta a Costa Rica 5.300 viviendas por año

Marcela Jimenez

El exceso de requisitos y la tramitomanía generan retrasos de hasta 7,4 meses en los proyectos de construcción privada, lo que representa un costo de hasta 0,2% del Producto Interno Bruto del País (PIB).

La tramitomanía es la queja común entre el gremio de la construcción privada de Costa Rica desde hace años y no es para menos. Mientras el tiempo máximo para la gestión de permisos de una obra debería durar 4,2 meses, en Costa Rica es de 11,6 meses para un proyecto privado regular, lo que finalmente implica un encarecimiento del valor de la construcción de entre 2,4% y 4,7%.

Los datos se desprenden de un estudio sobre el sector realizado por la Academia de Centroamérica en conjunto con la Cámara Costarricense de la Construcción, patrocinado por el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) y la MUCAP. El objetivo de la investigación era cuantificar el peso de la actividad de la construcción en la economía y medir cuál es la factura que le cobra la tramitomanía al sector, mediante encuestas a 30 empresarios y profesionales.

Puede leer: ¿Qué iniciativas impulsa Costa Rica para agilizar los trámites de la construcción?

Según el estudio, el costo de los trámites excesivos equivale al valor de 5.284 viviendas de interés social y a 4.622 empleos de tiempo completo al año. Asimismo, la Academia de Centroamérica definió que los atrasos incluso generan que el Estado deje de percibir casi US$7 millones en impuestos cada año.

Con respecto a las fuentes de este retraso, la encuesta señala a las municipalidades y las instituciones que regulan el tema ambiental como los responsables del 62% de los problemas de exceso de trámites. En tercer lugar se encuentra el Ministerio de Obras Públicas y Transportes, con un 11% de las menciones, siendo en este caso la Comisión de Accesos Restringidos la que genera más retrasos.

Además: ¿Cuál país de la región está mejor posicionado en la digitalización de trámites?

Medidas urgentes

De acuerdo a los hallazgos de la Academia de Centroamérica, la raíz del problema radica en la ausencia de sistematización y estadarización de los requisitos que establecen las instituciones involucradas, lo que da pie a la duplicidad e intromisión de instituciones y a la discrecionalidad.

“Esta falta de sistematización y estandarización es caldo propicio para que diferentes motivaciones, institucionales y hasta personales, atenten contra una ágil gestión de los permisos de construcción. Muchas veces por desconocimiento o desinformación funcionarios de instituciones que no tienen competencias en la tutela ambiental obstaculizan el otorgamiento de permisos de construcción en pro de la protección del ambiente”, señala el informe.

Le puede interesar: Tramitomanía, la barrera que frena la inversión en Guatemala

Ante esta situación, la Academia de Centroamérica sugiere como medida principal realizar una revisión general de las potestades de las instituciones para identificar los traslapes de funciones y los criterios contradictorios. Esta acción se debe realizar mediante un ente contralor de alto nivel que garantice el flujo correcto de procesos entre los actores involucrados.

Este artículo está clasificado como: , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR