Conozca cuáles son las pinturas más convenientes para centros de salud

Geraldine Varela

Los edificios médicos deben evitar cualquier tipo riesgo de bacterias, la pintura de estos debe ser un producto adecuado y sin ningún químico que vaya a proporcionar algún peligro.

Más allá de dar color o mantener las paredes limpias, las pinturas que se debe utilizar en los centros de salud debe poseer compuestos que también contribuyen a evitar la formación de bacterias u hongos para garantizar un ambiente higiénico en estos espacios. 

Jorge Vilas, gerente general de Lanco Panamá, aseguró que las pinturas a utilizar en el área de la salud, ya sea en hospitales o clínicas médicas, deben ser capaces de inhibir el crecimiento de bacterias, hongos y moho; adicional a esto deben estar libres de olor y bajo VOC (Compuestos Orgánicos Volátiles).

También: Nueva línea de acabados para interiores incursiona en Guatemala

“Una de las tecnologías implementadas en las pinturas es bioguard, es el aditivo anti-bacterial que combate el crecimiento de bacterias y crea un anillo de inhibición contra bacterias y hongos por 3 años sobre la superficie de la pintura, adicional a esto debe ser libre en VOC”, detalló el experto.

Los centros de salud deben realizar desinfecciones y esterilizaciones constantes en los pisos y paredes, las pinturas utilizadas deben resistir los químicos utilizados para las desinfecciones, así como los ciclos de abrasión que conllevan la limpieza

De acuerdo con Andrés Duque, gerente regional de línea industrial de Sherwin Williams, para el sector salud, la tecnología más utilizada tanto en paredes como en pisos consiste en pintura de resina epóxica.

“La tecnología epóxica permite desarrollar pinturas con alta resistencia a químicos, a lavados y a la abrasión, lo que permite que sea ideal para estos casos. Por ello, la recomendación es la utilización de sistemas epóxicos base agua para paredes ya que además de tener las ventajas de una pintura epóxica, tienen un bajo olor y bajo VOC, lo que permite seguir con las actividades diarias y disminuir los tiempos de mantenimiento”, explicó Duque.

Lea También: Hospital de Puntarenas firma su compromiso de construcción sostenible

En el caso de los pisos, el experto de Sherwin Williams aseguró que estas son áreas claves para lograr la asepsia en hospitales y centros de salud.

“Los pisos tradicionales de cerámica y otros materiales en las áreas requieren asepsia, ya que juntos generan áreas de difícil desinfección que facilita el crecimiento bacteriano. Es por esto que es necesario pasar a pisos monolíticos de resina, generalmente pisos epóxicos, poliuretano o uretano-cementicio. Dependiendo del tráfico diario, el proceso de desinfección y la durabilidad esperada, podemos hacer una inspección y determinar el sistema ideal para las necesidades de cada cliente”, explicó.

Existen múltiples normas a nivel mundial que rigen los recubrimientos que deben ser utilizados en los centros de salud y hospitales. Algunos países se basan en normas locales y otros en normas internacionales como la ASTM (American Society for Testing and Materials). Esta norma tiene estándares para pruebas específicas como la ASTM D2486 de Resistencia a la Abrasión o la ASTM D3359 de adherencia. Otras normas importantes son las ASTM D 1308 de Resistencia a Químicos y ASTM D 3023 de Resistencia a Manchas.

Existen otras normas como las MPI #53, Green Performance 1 y 2, cumplimiento VOC, < 50 g/l, SCAQMD, AIM & OTC.

Además: ¿Por qué escoger tableros eléctricos certificados en instalaciones hospitalarias?

Producto adecuado, aplicación adecuada

Una vez seleccionado el producto idóneo, que cumpla con los requerimientos adecuados, el siguiente paso es aplicar de forma correcta la pintura. Todos los productos tienen detallado en su hoja técnica la preparación de superficie requerida para cada tipo de superficie.

“En el caso de hierro, acero y galvanizado, se utilizan normativas SSPC (Society for Protective Coatings), para estandarizar la correcta preparación de superficie. Cada producto tiene en su ficha técnica la norma que se debe cumplir de preparación de superficie, siendo las más comunes SSPC-SP1 (Limpieza con Solventes), SSPC-SP2 (Limpieza con Herramientas Manuales) y SSPC-SP3 (Limpieza con Herramientas Mecánicas)”, explicó Andrés Duque, de Sherwin Williams.

Le puede interesar: Honduras construirá nuevo hospital con apoyo del BID

Añadió que, en el caso de paredes de concreto, la norma que se debe seguir es NACE 6/SSPC-SP13. En general lo que se busca con la preparación de superficies es eliminar todo tipo de impurezas del sustrato y generar las condiciones para la correcta adherencia de la pintura y para la aplicación de pisos de resina, el espesor del sistema determina el tipo de preparación del concreto.

En tanto Jorge Vilas, de Lanco, explicó que, para la adecuada aplicación de productos especializados, toda la superficie debe estar seca, limpia, sana y libre de contaminantes tales como: suciedad, grasa, tiza, moho, aceite, óxido, agentes de curado de hormigón, yeso, lechada, eflorescencia y pintura suelta o agrietada.

Tras la aplicación, el mantenimiento y durabilidad también es otro factor importante. Por ello se deben seguir las recomendaciones del fabricante antes, durante y después de la aplicación para garantizar un correcto procedimiento y mayor durabilidad.

Además:Hospital Clínica Bíblica construye nuevo centro de rehabilitación y terapia física

Colaboró: Boris Ríos

Este artículo está clasificado como: , , , , , ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR