Los grandes proyectos energéticos que impulsan la producción de energía renovable en la región

Costa Rica sin duda encabeza el listado con la planta hidroeléctrica “Reventazón”, considerada una de las más grandes en Latinoamérica y la única de esta dimensión en Centroamérica. Cuenta con una capacidad instalada de 305,5 megavatios, suficiente para satisfacer la demanda de 525.000 familias. La inversión fue de US$1.400 millones.

Mientras tanto en el oriente de Honduras, departamento de Olancho, se encuentra en desarrollo el proyecto Piedras Amarillas, más conocido como hidroeléctrica Patuca 3. Se tiene previsto que tenga una capacidad de 104 megavatios y un embalse total de 1.200 m³, siendo uno e los proyectos de generación energética más fuertes en ese país.

Además: ¿Cuáles fueron las tecnologías que utilizaron en la construcción de la PH Reventazón?

Pero no solo las hidroeléctricas han sido desarrolladas en la región, El Salvador inauguró en el departamento de La Paz, la planta fotovoltaica más grande de Centroamérica, impulsada por el Consejo Nacional de Energía. Esta planta tiene una capacidad de producción de más de 5.214 megavatios al año y fue instalada con una inversión de US$151 millones por parte de la empresa Energy Supply. Con esta  se podrían abastecer de energía a 4.992 familias.

Guatemala cuenta con el funcionamiento de varios proyectos hidroeléctricos, el más grande llamado “Hidroeléctrica Chixoy”, ubicado en San Cristóbal Verapaz, Alta Verapaz y que produce hasta 300 megavatios. Fue instalada hace más de 20 años y continúa siendo la más grande del país, generando más del 15% de la energía que se consume.

También: El Salvador inaugura la planta fotovoltaica más grande de la región

Mientras tanto en Nicaragua, desde 2009 se siguen los procesos legales y trámites administrativos para la construcción del proyecto hidroeléctrico más grande de ese país conocido como “Tumarín”. Según información local, tendría una capacidad de generación de 253 megavatios y representa una inversión de US $1.100 millones.

Por último, República Dominicana le apuesta a la producción termoeléctrica con la central de Punta Calí, Baní, que se espera esté en funcionamiento para 2018. La obra se encuentra en construcción en un área de 4.000 m² y con una inversión de US$1.945 millones.

 

Siguiente Nota