Panamá impulsa normativa sostenible basada en el modo de construir de Singapur

Las dinámicas cambiantes del mercado panameño van a exigir a los desarrolladores y dueños de bienes y raíces que construyan o adapten sus proyectos hacia edificaciones más competitivas, eficientes y sostenibles.

La organización Panama GBC conociendo muy bien estas dinámicas y retos del mercado, realizó una propuesta de desarrollo de una certificación y norma para edificios existentes a nivel municipal. Esta propuesta fue presentada a inicios del 2016 al alcalde panameño José Isabel Blandón y la vicealcaldesa Raisa Banfield, quienes reaccionaron con optimismo y satisfacción a la misma.

Además: Inteco actualiza la norma de sostenibilidad Reset en Costa Rica

Actualmente el comité científico de Panama GBC, representantes de la alcaldía de Panamá y nuestra firma aliada de Singapur trabajan todas las semanas para definir los requerimientos técnicos (criterios, categorías, requisitos mínimos, estándares, entre otros) que van a conformar el núcleo de esta legislación que va a estar compuesta en su fase final de una resolución (alcance, promulgación ,obligaciones, incentivos, etc) y una guía que hace referencia a estrategias universales y estándares internacionales que establecen las líneas bases y metodología para alcanzar las diferentes puntuaciones a definir en el Eco Protocolo.  

“El mercado de oficinas se encuentra ante un gran desafío al finalizar el año 2015, debido a la gran cantidad de activos: 236.192 m2 disponibles (existentes) en el mercado y aproximadamente 433.496 m2 en construcción.

También: ¿Cómo benefician los espacios verdes en las edificaciones?

El submercado área bancaria mantuvo 176,105 m2 en construcción y sus rentas promedios fueron las más altas del mercado. Las rentas de los edificios clase A+ en este mismo submercado se mantuvieron en US$27,50 y los clase A en US$5.00” (Fuente: CBRE Panama City Oficinas Market View 2S 2015 publicado online en Febrero 2016).

Una de las metas más retadoras a nivel mundial en aras de reducir las emisiones de un país la toma Singapur en 2012 cuando promulga la ley de adaptar sus edificios existentes. Singapur se compromete a certificar 80% de sus edificios existentes para 2030 bajo la herramienta green mark.

Lea también: ¿Qué debe saber un desarrollador para una certificar su proyecto LEED?

Es por este tipo de metas retadoras que se han impuesto, las similitudes entre Panamá y Singapur en temas económicos y climatológicas (ver tabla abajo), que nuestra organización dirigió sus ojos en este país como referente para desarrollar una norma para adaptar edificios existentes.

Es también por estas metas retadoras acompañadas de exhaustivos planes de manejo de sus recursos naturales e inversión social que índices muy reconocidos como el índice europeo Arcadis, colocan a Singapur (edición 2016) como la segunda ciudad más sostenible del mundo, solo por debajo de Zurich (Suiza) e inclusive por encima de reconocidas ciudades en temas de sostenibilidad como lo son Stockholm y Copenhagen.  

Esto le puede interesar: ¿Cuáles son los beneficios de la construcción sostenible?

Panama GBC junto a sus aliados el Municipio de Panamá y la firma especializada de Singapur buscan desarrollar una normativa integral que contemple la parte legal (incentivos y obligaciones), la parte técnica (Eco Protocolo con sus categorías y créditos) y la guía (metodologías y estrategias para hacer más sostenible su edificio).

Esta normativa ayudará a establecer metas claras a mediano y largo plazo sobre la adaptación de nuestro inventario de edificios existente hacia un modelo más sostenible. Esta sería la primera certificación de construcción sostenible desarrollada en Panamá y una de las pocas en la región de Latinoamérica enfocada a edificios existentes.  Muchas de los principios establecidos en la misma también podrán ser aplicados a edificios nuevos.

Siguiente Nota

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO ÚLTIMO