Panamá, hacia una ciudad exclusiva de peatones

Felix Ruiz

En Panamá el caos se ha apoderado de la movilidad urbana de sus principales ciudades. Más ahora, una estrategia conjunta busca devolverle la ciudad a los peatones.

En los últimos años, cada “solución” para mejorar la movilidad urbana se ha convertido en un lastre –en lo económico- para el Estado y una agonía para sus ciudadanos, quienes desmejoran su calidad de vida al pasar mucho tiempo (horas) tanto en el transporte público como privado y al no contar con espacios públicos para esparcimiento y movilidad.

En ciudades como la capital, aunque pequeña en población y territorio, es muy común escuchar por estos días expresiones como: “Un carro ya no es un lujo, sino una necesidad”. Y es que en este país las soluciones dadas por las instituciones gubernamentales, en esta materia, no satisfacen las necesidades de la población. Los vehículos –en tanto– se han tomado la ciudad.

Según datos de la Contraloría General de la República, de 2013 a 2016 la industria automotriz tuvo un gran desempeño, vendiendo más de 77.522 vehículos nuevos en el país. Aunado a esto, se estima que la población de la ciudad de Panamá se ha triplicado en los últimos 20 años, en palabras de la vicealcaldesa capitalina, Raiza Banfield.

Además: Movilidad urbana: Un problema compartido por la región

Con esta ecuación, la ciudad de los rascacielos al parecer ha estado construyendo una urbe exclusiva para autos y no para sus pobladores. Un lugar difícil de transitar para los peatones, en todo caso.

El problema

Distintos sectores de la sociedad civil panameña, ya venían manifestando su preocupación por las carencias, las necesidades y urgencias que debe enfrentar su principal ciudad: la falta de aceras, estacionamientos, mejoras en el sistema de alcantarillado, transporte colectivo y selectivo eficiente, son solo algunos puntos que deben ser resueltos para alcanzar los altos estándares de una ciudad sostenible.

El país canalero ha dado pasos significativos, desde años anteriores, para convertirse en una prominente ciudad de la región y resaltar en el mapa mundial. Pero las grandes y millonarias obras de infraestructura, ejecutadas por las diferentes administraciones de gobierno, no le ponen punto final al caos urbano y en ocasiones, hasta llegan a empeorar el panorama. El signo más preocupante es el surgimiento de ciudades dormitorios, que se levantan y extienden en la periferia del área metropolitana, con unos 2.011.780 habitantes. Los expertos indican que esto se debe al congestionamiento en el centro de la ciudad.

También: Los problemas que poseen algunos países de la región en materia de movilidad

El metro de Panamá tampoco ha podido solucionar, totalmente, el problema de movilidad urbana, ya que se requiere un sistema integral que lo complemente. Esto incluye, mejorar el sistema de metrobuses, la culminación de la Línea 2 del Metro (en construcción), la Línea 3 (aún sin licitar) e incluso, volver la mirada hacia un antiguo y ecológico medio de transporte: la bicicleta.

Otros aspectos que deben considerarse es la regulación de las edificaciones verticales, que respeten el espacio público y la optimización de áreas comunes como parques, plazas, veredas y la creación de estacionamientos soterrados, que no le resten espacio a la vialidad.

“Se necesita un cambio. La ciudad de Panamá fue diseñada bajo parámetros y teorías donde el auto era el protagonista y se nos olvidó que en las ciudades se camina, que al final todos somos peatones, incluso, los que vamos en carros”, expresó el arquitecto Manuel Trute, director de Planificación Urbana del Municipio de Panamá.

Además: Panamá: ¿Cómo se buscará mejorar la movilidad urbana del país?

 La estrategia

En este sentido, hace unos meses, la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (CCIAP), en conjunto con autoridades del gobierno central, organizaciones civiles y empresarios, presentaron la estrategia para mejorar la movilidad urbana en el país. La iniciativa ha sido denominada: “Movilidad urbana sostenible, una visión compartida”.

Tras los consensos obtenidos, en abril pasado, la Cámara de Comercio y el Consejo de Nuevo Urbanismo de Panamá (CNUP) se comprometieron a promover dicho plan piloto y utilizarlo como marco de referencia para “la creación de ciudades más humanas y sostenibles a nivel nacional”, explicó la CCIAP.

“Los participantes tenemos un compromiso: hacer este el momento perfecto para ejecutar cambios que ofrezcan soluciones genuinas y acordes al país que aspiramos ser, donde el transporte selectivo sea una opción y la mejora continua de la calidad de vida de todos sea la regla”, manifestó sobre este asunto Jorge García Icaza, expresidente de la Cámara.

También: Panameños implementan plan de movilidad urbana en Casco Antiguo

Se creó, además, la Comisión Permanente de Movilidad Urbana Sostenible, en la que participan el Ministerio de Obras Públicas (MOP), el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), la CCIAP, la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), el Municipio de Panamá (MUPA), y otras organizaciones. 

De acuerdo con la CCIAP, esta comisión será convocada a cinco talleres, por un periodo de doce meses, bajo la guía de expertos nacionales e internacionales. La meta es definir los acuerdos previos y trazar un plan de ejecución a corto, mediano y largo plazo.

En términos concretos, la “visión compartida” sobre movilidad urbana busca soluciones efectivas para el tráfico y densidad urbana, estacionamientos en la ciudad, la integralidad del sistema de transporte público y mayor uso del mismo por la población, y la implementación de tecnologías emergentes y diseño de calles.

Además: Panamá inicia Proyecto de Movilidad Urbana y Cambio Climático

¿Cómo lograrlo?, es lo que se debe definir en los próximos meses, pero algunas de las tareas inmediatas recaen sobre el MOP, la Alcaldía de Panamá y el MIVIOT, que se han comprometido a revisar las normas que actualmente rigen las secciones de calles, con el objetivo de adecuarla al SmartCode (Código Inteligente), y así responder “a contextos particulares, en el que el peatón y la forma urbana sean prioritarios”, apuntó la CCIAP.

Asimismo, el MUPA se comprometió a impulsar reglamentaciones y decretos que faciliten la fiscalización y la certeza de castigo para aquellos conductores que ocupen los espacios públicos de manera desordenada y en violación de las leyes. Mientras que la ATTT dotará a la Dirección de Movilidad Urbana con los recursos económicos, humanos y tecnológicos que se requieran para la creación de la Gerencia Metropolitana de Movilidad, de la cual hace referencia el Plan Integral de Movilidad Urbana Sustentable.

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR