¿Sería Costa Rica el lugar ideal para la construcción de un canal seco?

Carolina Benavides

En el país ya existe una iniciativa que busca llevar a cabo la construcción de una canal seco en la que pretenden invertir US$7.000 millones.

Para el 2022, Costa Rica podría contar con la Mega Terminal de Trasbordo en el Atlántico (MTA) en la costa este y así ofrecer a las navieras un plantel especializado en el trasbordo de mercancía internacional.

Esta obra portuaria sería la primera fase del proyecto del canal seco en el país. La iniciativa de impulsar una construcción de tal magnitud, se dio después de hacer un análisis de los diferentes contextos del istmo centroamericano. Finalmente se decidió que Costa Rica era quien reunía las mejores condiciones.

Con el fin de ampliar más sobre este megaproyecto que impactaría positivamente al país, la revista Construir conversó con Carlos Dengo, uno de los representantes del  consorcio Amega, quienes son los encargados impulsar el canal seco en la nación centroamericana.

¿En qué consiste el proyecto de canal seco para Costa Rica que ustedes están desarrollando?

El canal seco es una obra que consiste en un puerto de transbordo de contenedores en el Caribe que es la Terminal de Transbordo Amega que se encuentra aprobada para su ejecución en el país, un ferrocarril dedicado al movimiento de carga internacional y una terminal espejo a la del Caribe en la zona Pacífico.

En realidad es una construcción muy simple en sus componentes básicos, una vez que se encuentre en marcha se pueden ir agregando otros elementos como líneas de transmisión,  líneas de fibras ópticas y eventualmente podría ir un oleoducto o un gaseoducto por si Costa Rica quisiera entrar en temas de gas natural.

Para que un proyecto de esta magnitud sea rentable se tiene que enfocar en el manejo de carga internacional y no local, porque esta no alcanza para mantener  una obra de tan gran envergadura. El canal tendría una función similar a la del Canal de Panamá, que es transportar  carga de un continente a otro.

¿Cuál sería la inversión y el impacto del proyecto para la economía?

Se estima que se invertirán alrededor de unos US$7.000 millones, los primeros US$1.000 millones son la terminal en el Atlántico y el restante abarcaría el desarrollo del ferrocarril y la terminal del Pacifico.

El proyecto solo consta de dos etapas, la primera es la terminal en la zona de Limón y la segunda que es la construcción del ferrocarril y la otra terminal. Quedaría un tercera que dependería mucho del mercado de funcionamiento que sería ampliar el ferrocarril y la capacidad de ambas terminales.

¿Por qué fue Costa Rica fue el país elegido para desarrollar un proyecto de tan gran magnitud?

Después de hacer muchos estudios en todo el istmo y de ver lo que se estaba sucediendo en Panamá, de que las navieras no querían depender tanto de un punto, la inestabilidad política panameña en temas como tiempos y tarifas, generó incertidumbre en ellos, lo cual originó la iniciativa de buscar una alternativa.

Costa Rica es una de las zonas más planas de toda la región, empezando por Limón y llegando a al norte de Cuajiniquil el Murciélago en la Cruz de Guanacaste. Entonces se elige a este país porque es la única área plana y corta que hay en el istmo centroamericano. ¿Y por qué Centroamérica? Porque es el sector que se encuentra más cerca de las rutas de navegación. Además de la ventaja geográfica, Costa Rica también tiene una enorme estabilidad social, un buen régimen de seguridad jurídica y un país con las condiciones sociales y económicas ideales para llevar a cabo el proyecto.

¿Con qué tipo de tecnologías contará el proyecto del canal seco?

Las terminales traen tecnología de punta en el tema de grúas porticas, estas medirán abiertas entre 120 a 150 metros de alto, todo el manejo de contenedores es electrónico, si bien hay algunos operadores, mucho es mecanizado o con operarios muy especializados.

Cada contenedor tiene un código de barras, la grúa lo baja y después llega a unos lectores. Ahí se realiza una programación para que en ese código de barras quede guardado cuánto días va a durar el contenedor en el puerto, en cuál tren se va a transportar y todos los aspectos logísticos.

El ferrocarril es de alta velocidad de carga que tendrá una velocidad promedio 100 km a 120 km por hora, son trenes que van a medir más o menos cargados casi 1 ½ km a 2 km cada uno con sus vagones.

A inicios se pretende que estos sean de hidrocarburos mientras se construye la capacidad de generación electrónica para después cambiar las locomotoras a eléctricas. Mucha de la tecnología de punta es logística para  la  optimización de cómo y cuándo usar el tren.

Lea además: Power China se une al desarrollo de una terminal de transbordo para Costa Rica

Este artículo está clasificado como: ,

Comentarios

Para poder comentar debe iniciar su sesión:

INGRESAR