Planta San Miguel implementa programas de sostenibilidad en Guatemala

Dentro de los principales programas de sostenibilidad que se implementan en la producción de la planta San Miguel de Cementos Progreso, sobresale la producción de energía térmica por medio de desechos sólidos recolectados y el manejo sustentable del agua en la operación.

Francisco Castañeda, gerente de planta San Miguel, explicó que también cuentan con diferentes programas de ayuda y apoyo comunitario a familias que viven en los alrededores de la fábrica y que varios también son empleados.

Además: Expo Construir llegó a Guatemala en su segunda edición

Esta planta de producción se encuentra ubicada en las afueras de la Ciudad de Guatemala, en el departamento de El Progreso a 40 kilómetros del centro del país y es una de las más modernas, utilizando sistemas de automatización en la mayoría de sus operaciones y tecnología reciente.

El entrevistado explicó que entre el 5% y el 10% de la energía que se utiliza en la fabricación de cemento y cal en dicha planta, es energía alternativa que producen por medio de una planta de generación térmica con la que cuentan. “Lo más importante es que la basura que se recolecta y que utilizamos ya no estará contaminando las calles”, afirmó.

Importante: ¿Cómo lucirán las instalaciones del Museo Miraflores en Guatemala?

Este programa lleva el nombre de “proverde”, una alternativa para la gestión de residuos y entre el año 2009 y 2018 lograron generar energía con 73.068 toneladas de residuos sólidos, 33.557 toneladas de llantas y 27.902 toneladas de líquidos. En la actualidad buscan alianzas con las municipalidades para que los desechos que recolecten sean enviados a la planta para su tratamiento.

En el caso del agua, cuentan con una “laguna artificial”, para la captación de agua de lluvia y un sistema de purificación y reutilización del vital liquido.

Lea: El nuevo club residencial de la zona 7 de Guatemala

Por otro lado, los programas de apoyo comunitario incluyen servicio médico, educación, formación y desarrollo de capacidades con las comunidades vecinas. En 2019 realizaron una inversión social de US$430.000 (Q3,2 millones), con lo que impactaron de forma positiva en 11.637 personas.

Otros de los programas que ejecutan son en infraestructura escolar, patrimonio comunitario, fortalecimiento de las capacidades locales, recuperación de espacios verdes y trenes de limpieza.

También: Nace en Guatemala la primera Asociación de Estándares BIM

Por medio de Agrobosque, también se encuentra impulsando el uso del árbol de Campeche como un suplemento nutricional para combatir la desnutrición.

Siguiente Nota

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LO ÚLTIMO